Ovación
Lunes 07 de Octubre de 2019

Wanchope se desgarró en la previa de los últimos cuatro partidos con River

Acumula siete lesiones desde que llegó al club en 2017. No llegaría a la revancha contra River del 22 de octubre por la Copa Libertadores.

En Boca hay bronca con Wanchope Abila. Bronca y preocupación. El delantero sufrió el cuarto desgarro en lo que va del 2019 y acumula siete lesiones desde que llegó a Boca hace dos años. Podría perderse la revancha contra River del 22 de octubre en la Bombonera por la semifinal de la Copa Libertadores y hay un dato llamativo: se desgarró en la previa de los últimos cuatro superclásicos.



La lesión de Wanchope ocurrió en el entrenamiento del sábado, previo al partido con Defensa y Justicia por la Superliga. Aunque no iba a jugar porque no estaba convocado, Ábila sintió un pinchazo en el gemelo derecho. Había terminado el partido contra River en el Monumental con alguna molestia pero se había entrenado con normalidad los días siguientes.


En Boca hay bronca porque Wanchope no podría jugar ante River y sería una baja muy importante para tratar de dar vuelta la serie. Pero también hay mucha preocupación por las reiteradas lesiones musculares durante el año.


El primer desgarro del delantero fue el 30 de marzo en un partido ante Banfield. En aquella ocasión fue el aductor derecho. El 13 de mayo sufrió lo mismo, pero en el aductor izquierdo jugando ante Vélez. El 28 de agosto sufrió el desprendimiento del aductor derecho ante Liga de Quito. Esta vez fue durante un entrenamiento, y aunque Boca no lo haya confirmado oficialmente, se trata de un desgarro en el sóleo derecho.


El cuerpo médico xeneize empezará mañana a trabajar en su recuperación para intentar que pueda estar ante River dentro de 15 días. Los tiempos le juegan en contra pero como dicen en el club, "con Ramón nunca se sabe".


Wanchope y sus lesiones antes de jugar con River


Wanchope Ábila se desgarró en la previa de los últimos cuatro enfrentamientos entre Boca y River. La seguidilla empezó hace un año y todavía hoy sigue siendo un problema.


En septiembre del 2018, el cordobés se perdió el clásico que Boca perdió 2 a 0 en la Bombonera por la Superliga porque se había desgarrado en un entrenamiento dos semanas antes.


En la final de la Copa Libertadores 2018 hizo un gol en el partido de ida en la Bombonera y llegó con lo justo a la revancha que se disputó en Madrid porque en la previa sufrió un desgarro. En los minutos que reemplazó a Pipa Benedetto se notó su falta de ritmo y que no estaba en su mejor forma física.


El martes pasado jugó en el Monumental después de casi un mes de recuperación de la lesión muscular que sufrió ante Liga de Quito en la revancha de los cuartos de final. Volvió días antes ante Newell´s y pudo ser titular ante River.


Ahora, nuevamente un desgarro lo pone en duda para jugar con River el martes 22. Si puede recuperarse a tiempo no llegará 10 puntos porque le faltará ritmo futbolístico.

(Fuente: TN)

Comentarios