Ovación
Lunes 02 de Diciembre de 2019

Por qué Maradona nunca ganó el Balón de Oro

En 1995 le entregaron un premio honorífico que terminó en poder de la mafia italiana.

La revista France Football entrega el premio Balón de Oro desde 1956. Su historia y su prestigio (votan periodistas de todo el mundo) lo hacen el reconocimiento individual más importante del fútbol. Sin embargo, hay una historia poco conocida que impidió que hombres como Pelé o Diego Maradona lo ganaran mientras estaban en actividad.



Hasta 1995, el premio era solo entregado a los jugadores europeos y por eso, en 1986, el año en que Diego se consagró campeón del mundo, el reconocimiento fue para Igor Belanov, un delantero ucraniano que brilló en el Dinamo de Kiev en la década del 80.


Apodado "el cohete" por su velocidad, Belanov nunca integró grandes equipos. Debutó como profesional en 1979 en el SK Odessa y después pasó tres años en el Chernomorets. Esto le permitió dar el salto al Dynamo de Kiev, donde jugó entre 1985 y 1989 en lo que fue su mejor performance. Más tarde pasó al Borussia Moenchengladbach y luego se retiró en el Mariupol.


Fue el tercer soviético que ganó el Balón de Oro, tras Lev Yashin y Oleg Blokhin. Años más tarde, un ucraniano, Andrey Shevchenko, lo obtuvo también.


Reconocimiento tardío


France Football quiso hacer justicia en 1995 con el que muchos consideran el mejor futbolista de todos los tiempos. Hasta este año el Balón de Oro sólo premiaba a jugadores europeos. A partir de entonces lo hizo con cualquiera que integrara un plantel europeo.


Por eso, en la gala en donde se consagró a George Weah (goleador del Milan) como el mejor del mundo, también se premió a Diego Maradona con el Balón de Oro honorífico. Fue en 1995.


El destino de ese premio iba a ser increíble. Diego lo depositó en el Banco de Nápoles, en una caja de seguridad junto a otras pertenencias. Tres años después, en 1989, se produjo un asalto histórico y se lo robaron.


En abril de 2012, el padrino de la camorra (la mafia napolitana) Salvatore Lo Russo, declaró en la fiscalía que a principios de los años noventa ayudó a Maradona a recuperar algunos relojes de valor que le habían robado e intentó hacer lo mismo con el Balón de Oro.


Si bien los relojes aparecieron, confesó antes los fiscales que el prestigioso trofeo había sido fundido y convertido en lingotes de oro.

(Fuente: TN)

Comentarios