Ovación
Viernes 06 de Septiembre de 2019

Ponzio volvió al país y pasó directo al entrenamiento de RIver en Ezeiza

El jugador del Millonario dejó atrás la primera parte del juicio en España y tras bajarse del avión se sumó a las prácticas del equipo de Gallardo.

El volante y capitán del River Plate, Leonardo Ponzio, volvió esta madrugada de España, donde declaró en una causa judicial por sobornos, y tras bajar del avión se sumó a los entrenamientos del plantel en el predio de Ezeiza.

Ponzio hizo tareas regenerativas y livianas tras ausentarse desde el fin de semana, y en los próximos entrenamientos el cuerpo médico evaluará el alta médica por una lesión muscular en el bíceps femoral derecho que arrastra desde hace un mes.

El capitán sólo pudo jugar dos partidos en lo que va del semestre tras lesionarse a los 15 minutos frente a Gimnasia y Esgrima de Mendoza por Copa Argentina y resentirse frente a Cruzeiro en la revancha del 30 de julio por los octavos de final de la Copa Libertadores, por lo que sólo disputó los primeros 45 minutos de juego.

Ponzio declaró como imputado en un juicio que se está llevando a cabo en España por supuestos sobornos en un partido entre Levante y Zaragoza (equipo en el que jugaba) del año 2001, en el cual también tuvo que presentarse el ex River y Boca Nicolás Bertolo.

Además, Ponzio podría perderse la chance de ser convocado al primer superclásico de Copa Libertadores ante Boca del 1 de octubre, por las semis del certamen, porque la última audiencia será el 30 de septiembre y el juez obligó a todos los implicados a estar presente el día de la lectura del veredicto.

Al declarar ayer ante la Justicia el mediocampista argentino confirmó que recibió 85.000 dólares de parte del presidente de Zaragoza, Agapito Iglesias, pero añadió que luego los devolvió.

"El presidente del club me llamó para decirme que iba a entrar dinero a mi cuenta y que lo tenía que sacar, para luego devolvérselo, no se lo devolví a él sino a una persona de confianza de él", dijo Ponzio durante los testimonios en el juicio, aunque se lamentó por no haber pedido algún recibo.

Comentarios