Ovación
Domingo 26 de Noviembre de 2017

"Pensé en dejar todo, hay días que me levanto sin ganas de ir a entrenar"

// Por Mario Fernández Mengual

Lucas Salas pasa por su peor momento desde que llegó a la Primera de San Martín. El futbolista de 23 años lleva un año y medio sin jugar en la máxima categoría. Lejos quedó aquel partido ante Atlético Tucumán en mayo del 2016. Primero fue una larga lesión que lo tuvo a maltraer durante casi un año y desde el comienzo de esta temporada fue enviado a entrenar con los pibes de la Reserva.

El sanjuanino, uno de los pocos locales que tuvo continuidad con la camiseta del Verdinegro, parece tener las horas contadas en el Pueblo Viejo. Era la joyita de las inferiores, uno de los mimados de los hinchas y tuvo un paso por las juveniles de la Selección Argentina. Debutó con 17 años y pintaba para figura en San Martín. El presente marca que tiene contrato hasta junio del 2018 y su futuro no es muy esperanzador. La relación con los dirigentes se rompió y su salida sería por la puerta trasera del Hilario Sánchez.

¿Qué pasó en el medio? ¿Cuáles fueron los motivos que lo llevaron a esta difícil actualidad? ¿Cómo vive lejos de las canchas? ¿Cómo asimiló las críticas en las redes sociales? Salas decidió hablar y no se guardó nada en este mano a mano con sanjuan8.com.

-¿Cómo te sentís después de lo que te pasó en San Martín?

-Un poco raro. Tuve una tendinitis por la que tuve que parar unos días y no pude viajar a Buenos Aires a la pretemporada y cuando volvieron me comunicaron que tenía que empezar a entrenar en Reserva. No hablé con el presidente. No se comunicó conmigo y nunca me dieron explicaciones. El DT me dijo que fue una decisión del presidente. Entreno en Reserva y no puedo jugar. Yo traté de rescindir porque no me iban a utilizar y era en vano que me sigan pagando. Pasaron seis meses y me queda contrato hasta junio y si todo sigue igual tendré que buscar club.

-Es raro que no hayas podido hablar con el presidente (Miadosqui) porque en el club se deben cruzar...

-No mucho. Lo crucé una o dos veces. Nos saludamos y nada más, pero no pude tener comunicación con él. Si hablé con Slavutsqui (vice), no quiso rescindir y me dijo que entrene en Reserva, pero no me dejaron jugar.

Embed


-¿Anímicamente cómo estás? En las redes sociales no te mostrás muy bien...

-He tocado fondo. Es difícil no jugar, venir de una lesión larga y que no te dejen jugar. Te están prohibiendo hacer lo que te gusta. Es complicado y difícil. Arranqué el psicólogo porque hay veces que me levanto y no tengo ganas de ir a entrenar, cuesta mucho.

-¿Te ayudó? Los futbolistas suelen ser reacios a los psicólogos

-Sí, me ayudó mucho. Converso mucho y sigo trabajando con él porque anímicamente es complicado y el tema es difícil. Empecé cuando estaba lesionado y no sabían qué tenía. Cuando volví a jugar en Reserva me fui sintiendo mejor y dejé, pero tuve que retomar con lo que pasó ahora.

Embed


-Hasta no hace mucho eras el niño mimado de la gente ¿ahora cómo te tratan? ¿Te siguen alentando o apoyando?

-Obviamente que no es lo mismo que cuando jugaba. Antes se sentía un apoyo lindo y ahora que no juego por ahí la gente se va olvidando. Quizás el día de mañana cuando esté en otro club se acuerden o no sé....

-¿En el plantel cómo te trataron? Porque dejaste de verlos...

-Tenía mi grupo de amigos a los que veía todos los días. Ahora me los cruzo en el club y trato de juntarme, pero no es con la misma frecuencia como cuando estaba en Primera.

-¿Volviste a Reserva y pudiste apoyarte en los chicos del club?

-Algunos de los chicos de Reserva estuvieron en Primera conmigo y ahora compartimos ahí. No entiendo cómo puede ser que haya sólo un sanjuanino en el plantel superior, es algo que en ningún club de Primera debe pasar. Con los chicos de Reserva tengo buena relación y siento que me agregaron al grupo.

-¿Tuviste esos amigos del campeón que aparecieron en otro momento y ahora no?

-Sí, eso siempre pasa. Ahora están los que siempre estuvieron y se cuentan con una mano o dos como mucho. Siempre aparece el que cuando a uno le va bien está ahí y después no tanto. Igual uno se da cuenta y trato de apoyarme en los que siempre están.

Embed


-¿Cómo te manejás con las críticas que recibís en las redes sociales?

-Creo que San Juan es un poco particular en eso y ya me acostumbré. Obviamente que a uno le duele lo que hablan sin conocerme. Gente que conozco y me conoce bien termina teniendo una buena relación por como soy. Volví al psicólogo por comentarios que lastimaron y hubo algunas publicaciones en algunos diarios que no las entendí y me terminaron haciendo muy mal.

-¿Te molestó que se hablara mucho de tu vida fuera de las canchas y los entrenamientos?

-Por ahí hablan mucho sin conocerme.

-¿Qué te pasa cando ves las publicaciones que te acusan de salir de noche y no ser profesional?

-A uno le duele que digan eso. Creo que cuando entré a una cancha nunca lo hice de mala manera. Fui regular en eso y traté de cumplir. Al principio leía mucho después uno va madurando y trata de evitar esas cosas porque hacen mal.

Embed


-¿Tu futuro ya lo imaginás lejos de San Martín?

-Lamentablemente sí. Uno es hincha del club y me crié en San Martín. Vivir está situación me hace mal y me duele. Por cómo viene todo, me veo más lejos del club que de volver a jugar.

-¿Tuviste algunas ofertas después de lo que pasó?

-Cuando jugaba tuve ofertas que nunca se concretaron por motivos que nunca supe. Hoy te hablan con menos frecuencia, pero todavía hay clubes interesados. No salí en busca de eso porque todavía tengo contrato. Si quedo libre tendré que salir a escuchar ofertas. Hoy necesito jugar donde sea.

-¿Importa la categoría?

-Uno trata de no bajar categorías porque después cuesta subir. Si en junio no consigo equipo en Primera, buscaré en la B Nacional o Federal A, donde pueda jugar. Si no es en el país será afuera, pero hoy necesito jugar y sumar minutos.

-¿Las lesiones ya están curadas?

-Sí, entreno normal en Reserva y el tema de las lesiones ya está olvidado.

-¿Quedó algún miedo por las lesiones y no haberte podido probar?

-Si, queda ese miedo porque no pude probarme al no competir. Trato de llevarlo bien porque no me resentí y el tratamiento que hice en Buenos Aires me hizo muy bien. No he vuelto a tener dolores.

Embed


-¿Cómo se comportó tu familia y cómo vivieron lo que pasó?

-Creo que les pegó más a ellos que a mí. Por lo sucedido en las redes sociales mi mamá estuvo muy mal. La familia siempre estuvo presente y para lo que necesite siempre están.

-¿Cuándo viste mal a tu mamá te pasó por la cabeza dejar todo?

-Si, tuve momentos y hay días que me levanto sin ganas de ir a entrenar. Verla a mi mamá que me llamaba llorando me pegaba muchísimo y pensaba que no podía seguir con esto. Ellos me apoyaron para que no abandone y para que le siga metiendo. Creo que todavía me queda mucha carrera y si no es en San Martín será en otro club.

-¿Guardás la última esperanza de estar en la próxima pretemporada?

Está complicado porque no soy una marioneta y me tengo que hacer respetar. No pueden mandarme seis meses a un lado y seis meses a otro porque no me sirve. Si viene alguien y me dice que estoy en la lista, ¿qué hago con los seis meses que perdí? ¿Por qué me hiciste estar en Reserva? De última me hubieran dejado jugar....

-¿Entonces está terminado tu ciclo en San Martín?

-No sé si terminado, uno lo tiene que hablar. Tengo que evaluar muchas cosas y ponerlas en la balanza. No te pueden manejar como un juguete.

-El 31 de diciembre cuando tomes la copa ¿qué vas a pedir para el 2018?

-Jugar. Tratar de estar adentro de una cancha porque pasé un año muy difícil con lesiones y problemas dirigenciales. Ahora lo que quiero es ponerme una camiseta y volver a jugar. Espero que venga un 2018 pudiendo disfrutar del fútbol.


Embed


Comentarios