Ovación
Jueves 19 de Octubre de 2017

¿Otro más para levantarlos? Chile busca un DT argentino para revivir a la Roja

Un técnico con pasado en la Selección Argentina suena fuerte para tomar las riendas del seleccionado trasandino que ya tuvo a Pizzi, Sampaoli y Bielsa en los últimos años.

El rosarino Gerardo "Tata" Martino, exentrenador del seleccionado argentino de fútbol y actualmente en el Atlanta United de la Major League Soccer de los Estados Unidos, es firme candidato para dirigir a Chile en reemplazo de su compatriota Juan Antonio Pizzi, según informó hoy la prensa trasandina.
La salida de Pizzi de la conducción de la Roja tras quedar afuera del Mundial de Rusia 2018, dejó el puesto sin entrenador y luego de barajarse los nombres del chileno Manuel Pellegrini, el español Juan Manuel Lillo y el de Marcelo Gallardo, apareció en escena Martino, pretendido también por otro seleccionado que se quedó sin Mundial: Estados Unidos.

"Martino en el horizonte", tituló hoy el periódico La Tercera y luego en la bajada de la nota agregó que "se trata de un DT que genera consenso en la Anfp (Asociación Nacional de Fútbol Profesional) para sentarse en la banca de la Roja".
"El rosarino conoce el fútbol chileno luego de su paso como jugador por O’Higgins de Rancagua en 1996, tras el cual partió hasta el Barcelona de Guayaquil, donde terminó su carrera de jugador", agrega y puntualiza que "en la Anfp es un nombre que llama la atención por su metodología de trabajo, la que está influenciada por Marcelo Bielsa, entrenador que lo dirigió en Newell's Old Boys, donde juntos fueron campeones.

Martino, de 55 años, también dirigió a Brown de Arrecifes, Platense, Instituto, Colón, Newell's (fue campeón en 2013); Barcelona (ganador de la Supercopa de España 2013); el seleccionado de Paraguay (jugó en el Mundial de Sudáfrica 2010), más Libertad (campeón 2002, 2003 y 2006) y Cerro Porteño (campeón 2006) de ese país.
Como futbolista el Tata fue ídolo en "Ñuls" y también jugó en Tenerife de España, en Lanús y los mencionados clubes de Chile y Ecuador.

Comentarios