Ovación
Jueves 29 de Marzo de 2018

¡No caigas! Estos son los engaños telefónicos que utilizan los estafadores

El famoso "cuento del tío" cambió con el correr de los años y ahora es muy utilizado con los llamados telefónicos. Los jubilados son las víctimas preferidas para realizar la maniobra.

Los estafadores agudizaron el ingenio para intentar seducir a las víctimas a través de los llamados telefónicos. La mayoría de los elegidos son adultos mayores que son convencidos con las palabras de los engañadores y terminan aceptando los pedidos que les realizan.

En este tipo de maniobras no suele ejercerse ningún tipo de violencia física y las víctimas entregan el dinero o transfieren el dinero a una cuenta bancaria determinada. Incluso en alguna oportunidad hasta fueron acompañados hasta el cajero automático para realizar la operación solicitada.

Una banda de estafadores cayó en Mendoza luego de robar más de un millón de pesos y allí se determinó que también engañaba a los sanjuaninos. El Jefe de Policía, Luis Martínez, confirmó que a nivel local se registraron unas 60 denuncias en las últimas semanas.

En el marco de esta ola de denuncias es bueno advertir sobre cuáles fueron los engaños más comunes que se utilizaron para intentar quedarse con el dinero de las víctimas.

Algunos de los engaños más comunes:

Crisis económica: llaman a una casa diciendo ser representante de una entidad bancaria. Advierte que concurrirá al domicilio de la persona con nombre, apellido, vestimenta y contextura física y vehículos definidos.

Familiar apurado: simulan conocer a la víctima y le solicitan que entregue el dinero a una persona de confianza que pasará por el domicilio.

Accidente: llaman para avisar que un familiar tuvo un accidente de tránsito y con los datos que aporta la víctima arman una historia para convencerlo de que necesitan el dinero con urgencia.

Cambio de billetes: un intruso se presenta en el domicilio y dice haber sido enviado por un familiar para retirar los billetes que caducarían en los próximos días.

Ganó un premio: reciben un llamado o mensaje de texto en el que se anuncia que fueron beneficiados con un auto o un viaje y deben depositar un monto determinado para costear el flete y/o seguro.

El secuestrado: esta maniobra aún sigue vigente y busca actuar con la desesperación de la víctima. Se solicita una cifra de dinero que comienza siendo importante y luego suele reducirse para tratar de terminar rápidamente con la negociación.

Consejos para evitar caer en el engaño:

Contactate con la persona supuestamente accidentada o secuestrada, si es el motivo para entregar dinero.

No entregues información personal, números de teléfonos, ni antecedentes familiares.

No realices transferencias electrónicas de dinero.

No saques bienes de tu casa.

Corta las comunicaciones telefónicas dudosas.

Llamá a la Policía y realizá la denuncia.

Comentarios