Ovación
Domingo 04 de Febrero de 2018

Los cuernos de Piqué que enojaron a la mitad de Barcelona

El defensor del Barca está "en guerra" con los hinchas del Espanyol, con quienes tiene un ida y vuelta interminable. Su gesto y su descargo.

El central del Barcelona Gerard Piqué dijo que lo que es una falta de respeto es "que insulten" a su familia, después de que se le haya recriminado que mandase callar a la hinchada del Espanyol tras marcar el gol del empate en el derbi (1-1).

"Que insulten a mi familia es faltar al respecto. Mandar callar a la gente es una cosa del juego. Es lo mínimo que podía hacer después de todo lo que ha pasado", afirmó.

"¿Mi gesto? Falta de respeto es que me denuncien por decir el Espanyol de Cornellá, porque es una obviedad, y no denuncien a su afición por insultar a mi familia. ¿Cuernos? (en la celebración). No hago cuernos. Mandé callar, es lo mínimo que podía hacer", manifestó el jugador azulgrana a la finalización del partido.

pique cuernos.JPG

Cuando marcó el gol del empate, Piqué mandó callar a la afición del Espanyol poniéndose el dedo índice en la boca. A los pocos minutos, y en una jugada en el campo azulgrana, el españolista Gerard Moreno le hizo una dura entrada que provocó cierta tensión entre ambos y otros jugadores, y que continuó en la entrada al túnel de vestuarios tras el partido, lo que el árbitro Jesús Gil Manzano reflejó en el acta.

"Al finalizar el encuentro, cuando entramos en el túnel de vestuarios, nos encontramos con un tumulto de jugadores, oficiales y personal de ambos clubes, discutiendo entre ellos sin observar ningún tipo de agresión", escribió el colegiado en el acta arbitral del partido en el apartado "otras observaciones".

"Siempre que venga aquí seré recibido de esta manera, no es algo que me preocupe muchísimo. A seguir compitiendo para ganar la Liga", añadió el defensa azulgrana, y recordó que el centro de la diana de los insultos de la afición del Espanyol no solo es él, sino su familia.

"Son motivos obvios. Buena parte de la afición no se ha dirigido a mí, sino a mi familia", subrayó.

Asimismo, habló de "sarcasmo" cuando, tras el partido contra el Espanyol en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, se refirió al rival como "el Espanyol de Cornellá", localidad donde juega sus partidos, aunque su denominación es RCD Espanyol de Barcelona.

"Es que es muy obvio. Son de Cornellá. Con eso, a lo que me refería era a que (el Espanyol) está cada vez más desarraigado de Barcelona. Tienen un propietario chino, sus consejeros creo que son chinos. Ahora no hace falta que se gasten dinero en todos los periódicos de Cataluña diciendo que no son de China, de España, de Italia o de Tabarnia. Al final son de lo que son", señaló.