Comscore

OVACIÓN

Guido Pella entró en la polémica: "Ningún tenista se muere de hambre"

El bahiense Guido Pella, uno de los cuatro argentinos instalados entre los 100 primeros de la ATP, se mostró en contra de la iniciativa de que los mejores del circuito brinden apoyo económico a los jugadores de bajo ranking porque "ningún tenista se muere de hambre" y celebró que sean las instituciones las que donen dinero en medio del receso de la actividad debido a la pandemia de coronavirus.

"Ningún tenista se muere de hambre y en este momento tan especial que se vive no sólo en el deporte sino en todo el mundo, prefiero destinar plata o ayuda a la gente que no tiene para comer o se quedó sin trabajo, esa es mi idea", subrayó el bahiense de 29 años, en diálogo con Basta de Todo, la emisión radial de la Metro 951.

El tenista apoyó la postura del 'top ten' austríaco Dominic Thiem, quien hace un par de semanas se mostró en contra de aportar individualmente dinero para los jugadores que necesitan competir para generar ingresos y no pueden hacerlo debido al parate por la pandemia de coronavirus.

En el circuito del tenis, la paralización de la actividad comenzó el 8 de marzo pasado y se extenderá, en principio, hasta el 13 de julio, según lo acordado por la ATP y la WTA, los entes que rigen los torneos masculino y femenino, respectivamente.

"Estoy más del lado de Thiem", añadió Pella, ubicado en el puesto 35 del ranking mundial, detrás de Diego Schwartzman (13), y por delante de Juan Ignacio Lóndero (62) y Federico Delbonis (78), para reforzar lo que había señalado el 'top ten' austríaco Thiem, número tres del mundo, también contrario a que los mejores del circuito brinden apoyo económico a los de bajo ranking.

Esa iniciativa impulsada por el serbio Novak Djokovic, el número uno del mundo e integrante del denominado "Big Three" junto a Rafael Nadal y Roger Federer, fue escuchada por los organismos rectores del tenis, es decir ITF, ATP, WTA y la organización de los cuatro Grand Slam, que esta semana anunció un programa de ayuda de 6 millones de dólares que serán destinados a unos 800 tenistas de bajo ranking.

"Creo que es una muy buena iniciativa, pero debe partir de organismos como los Grand Slam que ganan millones de dólares al año y no de los tenistas porque nadie sabe cuál es nuestra situación", aseveró Pella.

En este sentido, agregó: "A mí nadie me preguntó qué gastos tengo, si tengo que alimentar una familia o un abuelo enfermo a punto de morirse. Prefiero asistir a la gente de mi ciudad que perdió su trabajo, eso es mucho más urgente y tengo claro que habrá gente que comparte esto y otra que no".

Djokovic y otros jugadores de élite impulsaron que aquellos que más ganan (los primeros 100 de los ranking mundial de singles y los mejores 20 de la clasificación de dobles) aporten entre 5.000 y 30.000 dólares cada uno para conformar una suerte de "caja" para ayudar a los tenistas que mayores limitaciones financieras tienen, un proyecto que no llegó a prosperar.

"El año pasado estaba entre los 20 primeros del ranking pero no me pagaban por eso, sino porque en los torneos me iba bien. Este año perderemos un montón de plata porque no competimos y no tengo seguro contra pandemia. Es cierto que estamos mucho mejor que los que están abajo, pero también que gastamos más dinero, nuestro nivel de inversión es superior a uno que está 300 en el ranking", añadió con convicción el bahiense.