Comscore

OVACIÓN

GH futbolero: Maxi Moralez invitó a dos compañeros a pasar la cuarentena en familia

Times Square impacta. Uno de los íconos turísticos del mundo quedó vacío. Y así cada calle de La Gran Manzana. Nueva York pasó a ser el epicentro del coronavirus en Estados Unidos, con una explosión de casos positivos. El presidente Donald Trump declaró a la ciudad "zona de desastre" y ya rige la cuarentena ​que debió haberse dispuesto mucho antes.

"El presidente tardó mucho en tomar medidas. Recién ahora hizo lo que tendría que haber hecho antes, cuando no había estos picos de enfermedad", le dice Valentín Castellanos a Clarín desde su aislamiento en el barrio White Plains, situado a 20 minutos en auto de Manhattan.

Taty es delantero de New York City FC de la Major League Soccer, que se frenó el 13 de marzo luego de la segunda fecha del campeonato. Y viene de integrar el plantel que ganó el Preolímpico Sub 23 en Colombia, con la Selección de Fernando Batista.

"Siempre que nos levantamos, miramos las noticias y vemos cosas nuevas. Ojalá que podamos salir todos juntos de ésta. Acá ya no puede salir nadie a la calle porque cada vez hay más casos y la gente está muy asustada", relata este goleador nacido en Guaymallén, Mendoza, quien se recluyó en la casa de su compatriota y compañero Maximiliano Moralez.

"En mi departamento no tenía nada para entrenarme y Maxi acá tiene espacio y un gimnasio. Le agradezco porque me invitó a pasarla con su familia. Mi hermano zafó porque se fue hace algunas semanas", dice Castellanos, que convive con Frasquito, su mujer y los dos hijos, y también con el paraguayo Jesús Medina y su novia. Y el perro, claro.

"Decimos que estamos en la casa de Gran Hermano, ja. Por suerte hay mesa de ping pong, fichines... Hay un patio grande y podemos jugar al fútbol-tenis y hacer actividades. Escuchamos música, jugamos a las cartas y juegos de mesa. Y para divertirnos hacemos prendas;por ejemplo el que pierde tiene que hacer el desayuno. Tratamos de ponerle un poquito de onda", describe cómo pasan el tiempo de encierro entre todos.

Claro que también hay espacio para seguir con las rutinas físicas."Desde el club siempre nos mandan mensajes para ver cómo estamos y si necesitamos algo. Siempre nos están escribiendo. El cuerpo técnico nos mandó una rutina de ejercicios para entrenar", comenta.

Sin embargo, más allá de la buena onda reinante, hay una incertidumbre que invade a todos en la casa."Hubo un contagiado en el club, pero no sabemos quién es todavía. Aparentemente, no sería un futbolista sino alguien del club. Eso nos preocupa, pero no podemos hacernos el test si no tenemos síntomas. Por suerte nosotros estamos todos bien, sin síntomas. Vamos a ver cómo sigue todo esto", relata Taty, que quedó impactado al ver desierta a una ciudad tan llena de vida.

"Es una tristeza ver a Nueva York así. Es una ciudad que siempre tiene muchos autos y mucha gente por todos lados las 24 horas del día y ahora sus calles están vacías.Verla así me volvió loco. No podía creer estar viviendo acá y que no hubiera nadie. Pero eso es bueno porque la gente tomó medidas", describe.

Entre tanta pálida, recordar los grandes momentos vividos con la camiseta de la Argentina a principios de año en el Preolímpico le levanta el ánimo: "Vestir la camiseta de la Selección es lo más lindo que me pasó en el fútbol. Poder haber jugado el Preolímpico y haber salido campeón fue un sueño".

Castellanos seguía de cerca las novedades del Comité Olímpico Internacional con respecto a la postergación de los Juegos, que ya se hizo oficial este martes. "Obviamente que tengo muchas ganas de ir a los Juegos Olímpicos y trabajaré para ganarme eso, pero era una locura que se hicieran en este contexto, como está la situación en el mundo. Ningún atleta iba a tomar el riesgo, hay mucho temor", reflexiona desde la ciudad luminosa, que en un pestañear pasó a la oscuridad.

Fuente: clarín