Ovación
Domingo 10 de Marzo de 2019

En un partido picante, Boca goleó a San Lorenzo

El Xeneize se quedó con el clásico en La Bombonera derrotando al Ciclón por 3-0.

Boca y San Lorenzo llegaban con realidades distintas a La Bombonera. El primero venía sumando, pero debía el buen juego; el segundo buscaba levantar cabeza y salir del último puesto de la tabla, pero fue todo para el Xeneize.



Con goles de Mauro Zárate, Victor Zalazar -en contra- y Sebastián Villa, Boca goleó 3-0 y se quedó con el clásico. Fernando Monetti dejó con 10 a su equipo por una insólita patada a Wanchope Ábila, en un partido que tuvo mucho roce.



Desde el vestuario comenzó ganando el equipo de Gustavo Alfaro. Apenas tres minutos iban, cuando Zárate sacó un remate desde afuera del área junto al palo y puso en ventaja al Xeneize.



De a poco Boca se fue quedando y San Lorenzo tardó en entrar al partido. Pero al final del primer tiempo logró generar peligro, pero Esteban Andrada respondió de gran manera para salvar la caída de su arco.




Ya en el complemento, el club de La Ribera retomó el control de la mano de Emanuel Reynoso. Justamente él puso un buen centro al primer palo, que fue a anticipar Nahitán Nández, pero que terminó empujando Salazar. Gol en contra y 2-0.


Insólitamente, San Lorenzo se quedó con 10 por una tonta expulsión de Monetti. Antes de volear, el arquero le metió un pizotón a Wanchope que se cruzó en su camino. El línea lo vio y Facundo Tello lo echó, pero para sorpresa de todos no cobró penal, sino que tiro libre indirecto para el Ciclón.



Tras una buena jugada, Héctor Fértoli definió ante la salida de Andrada, pero el '1' se quedó con el mano a mano. Tras esa jugada, Nández metió un pase largo para Villa que liquidó el encuentro.


San Lorenzo perdió la cordura y Julio Buffarini canchereó con una rabona ante el 'ole, ole' de la gente. Así generó el enojo de los jugadores azulgranas que se le fueron al humo y se armo un 'tole tole'.


Boca cumplió con la cuota de buen juego y venció a un San Lorenzo que no encuentra el rumbo. Ahora el Xeneize sueña con pelearle el puesto a Racing, aunque parece imposible.

Comentarios