Ovación
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Chau Chau: Boca perdió con Rosario Central y quedó afuera de la Copa Argentina

El Xeneize cayó 1 a 0 ante el Canalla en Mendoza y le dijo adiós al certamen en los octavos de final. El equipo de Guillermo no mostró su mejor versión y se despidió del torneo por el gol de Mauricio Martínez.

Rosario Central se dio esta noche nuevamente el gusto y derrotó por 1-0 a Boca Juniors, eliminándolo de la Copa Argentina en partido de octavos de final jugado en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, ante poco más de 30.000 personas.
Tal como ocurrió en la edición 2016 de este certamen federal, el conjunto de Arroyito dejó en el camino a su par xeneize, del mismo modo que lo hizo en Córdoba por 2-1.
El mediocampista Mauricio Martínez, a los 25 minutos de la primera etapa, le dio la victoria a los orientados por el uruguayo Paolo Montero, quien venía cuestionado por parte de sus hinchas, tras el duro golpe que significó perder de local con Banfield (0-4) el último fin de semana.
La entidad rosarina, que obtuvo un cheque de 1.142.000 pesos por el pasaje a cuartos, se enfrentará en la siguiente instancia con Banfield o Godoy Cruz de Mendoza, que mañana se verán las caras en Córdoba.
Central le dividió la posesión de la pelota a Boca y le complicó al 'Xeneize' la natural fluidez en el traslado en la mitad de la cancha. Además, Colman, por derecha, y Gil, por izquierda, se encargaron de tapar las subidas de los laterales, Frank Fabra y Leonardo Jara, respectivamente.
Los dos atacantes del equipo de Arroyito colaboraron y se retrasaron para intentar asociarse en las excursiones ofensivas, encabezadas, generalmente, por Paulo Ferrari, por el sector derecho.
Entonces, las ambiciones de ataque de los dirigidos por el mellizo Barros Schelotto quedaron supeditadas a los espacios que pudieran generarse Cristian Pavón y Darío Benedetto.
El goleador xeneize tuvo una chance a los 10 minutos, con un remate desde fuera del área, que se fue apenas desviado.
Y sobre los 17 minutos llegó la gran polémica de la fría noche mendocina. El mediocampista Colman remató desde el borde del área grande, Pablo Pérez se arrojó con su brazo extendido y tocó la pelota con la mano. El árbitro Rapallini no cobró un penal evidente.
Sobre los 25m., un tiro libre al corazón del área de Sara causó daño extremo. Leonardo Gil ensayó un envío pasado, el ex Unión, Martínez, apareció por detrás de todos -aprovechando que la zaga xeneize toma en zona y no al hombre- y conectó al gol.
Inquieto por la desventaja, Boca sintió la obligación de adelantarse y apostó al desprendimiento de Jara, que generó inconvenientes mandándose por derecha, obligando a Pavón a volcarse hacia el centro. Así, el equipo de la Ribera insistió y merodeó el área adversaria, aunque no generó demasiada zozobra.
El arranque de la segunda parte entregó fricciones y brusquedades. Para cortar de raíz cualquier atisbo de violencia, el árbitro Rapallini mostró seis amarillas en apenas 10 minutos.
El equipo de Barros Schelotto asumió el control del balón pero no halló el pase quirúrgico de Gago, tampoco hizo diferencias Cardona con su pegada. Entonces, cada vez más aislado Pavón, las fichas de Boca las siguió detentando Benedetto (con una molestia física que derivó en una prematura salida), tomado de cerca por la defensa 'canalla'.
Central casi que armó una doble 'línea de cuatro' y se refugió en torno a su arquero Rodríguez.
El mellizo Barros Schelotto intentó modificar la historia con las entradas del uruguayo Nández o del pibe Bouzat. Pero siempre faltó claridad como para aferrarse a la ilusión de una igualdad que llevase la definición a los penales.
El colombiano Cardona, en un tiro libre, provocó una atajada del guardavallas de Central, cuando los rosarinos ya jugaban con 10 por la expulsión de Gil, por doble amonestación.
Más allá de una agresión al línea asistente, Juan Pablo Bellatti, el juego siguió y no hubo tiempo para más. Central se aseguró el pasaje a cuartos de final.
Embed

Comentarios