Comscore

OVACIÓN

Camino a casa: una atleta argentina vivió una odisea para salir de África

Parece una de esas películas de ciencia ficción con accesos y aeropuertos colapsados con gente que intenta irse de un lugar. Pero es la vida real desde que se propagó el nuevo coronavirus. La atleta olímpica Belén Casetta lo vive en carne propia: es una de las argentinas que intenta volver a casa. En su caso, luego de una de las experiencias más enriquecedoras como deportista al entrenarse en Iten, la cuna de los keniatas campeones en maratón.

Sin embargo, eso queda atrás en el video de 2 minutos y 38 segundos que la marplatense subió a su cuenta de Instagram en uno de los instantes de espera en el Aeropuerto Internacional Bole de Etiopía. Allí es donde, un rato después de grabarse con su celular, conoce que su destino fue modificado porque el Gobierno Nacional ya no permite las operaciones de Ethiopian Airlines, por lo que el avión la llevará a San Pablo. Desde allí deberá buscar la forma de volver a Buenos Aires.

El primer avión para salir de Iten apenas tenía 15 personas, con Casetta incluida. Los problemas, en cambio, llegaron cuando tuvo que conectar Kenia con Etiopía. "Logramos salir de Kenia, fue un caos", dijo con cierto alivio la atleta en el arranque de su video, al tiempo que explicó que "mucha gente se quedó en Nairobi", la capital keniata. "Creo que logramos salir tres", confesó.

En Kenia, relató Casetta, todo fue "gritos, llanto y caos". "No saben lo que es. Muchos se quedaron en el aeropuerto de Nairobi porque sus países de origen ya habían cerrado sus aeropuertos. Había muchas personas llorando, desesperadas y solas", profundizó.

Esa situación, contó, provocó "la decisión de volver ahora a la Argentina". "Es un caos y es muy triste todo. Mucha gente no cumple con los requisitos de usar las mascarillas y guantes. Vi mucha gente sin cuidado alguno, de toda edad", reflejó. "Y resumió: acá estamos, en la lucha".

La finalista en los 3.000 metros con obstáculos del Mundial de Londres 2017 y olímpica en Río de Janeiro 2016, estuvo cuatro semanas en La Meca del atletismo de fondo. "Acá están todos corriendo. Si me quedo 10 minutos quieta, más de 200 personas pasan corriendo. Llegan aficionados para vivir la experiencia y los llevan por los circuitos. Pero son los menos –avisa-. Lo normal es encontrarte todo el tiempo con algún keniata que nunca salió de su país porque para ellos no es bueno.. y tiene marcas de 1h02 en medio maratón o de 2h05 o 2h08 en maratón a 2.500 metros de altitud! En Argentina sería el mejor. Pero todos siguen entrenándose igual porque es una necesidad”, le contó a Clarín sobre su experiencia en Iten.

Fuente: clarín