"
San Juan 8 > Información General

"Ninguna atleta tiene las tetas como yo"

La tenista estadounidense dio rienda suelta para confesiones personales en una entrevista con la revista "Du Jur". "Vivir en una sociedad en la que mucha gente es delgada era duro", dijo

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      

La tenista estadounidense Serena Williams dio hoy uno de sus mejores golpes y no fue precisamente jugando al deporte que también practica y que la puso en los primeros puestos del ranking mundial. En un reportaje con la revista "Du Jur" no puso ningún reparo a dar rienda suelta a las confesiones personales, y así  afirmó: "Ninguna atleta tiene las tetas como yo".

En la nota publicada hoy, la famosa deportista norteamericana explicó cómo convive con su espectacular físico, de las relaciones familiares y de cómo se lleva con su popularidad ante los fans.

Te puede interesar...

"Crecí con un montón de hermanas. Yo era la más joven y estaba realmente gruesa. Mi hermana Venus era tan alta y delgada...Vivir en una sociedad en la que mucha gente es delgada era duro" señaló Serena la menor de cinco hermanas: Yethune, quien murió asesinada en Los Angeles en 2003, Isha, Lyndrea y Venus.

Durante la entrevista, la tenista se abrió al público y confesó cómo fue convivir con su cuerpo cuando era una adolescente. "Tuve que poner mucho empeño para aprender a aceptarme a mí misma y a mis curvas", manifestó, y agregó:  "Ninguna atleta tiene las tetas como yo. Por eso le digo a la gente que aunque tenga veintiséis o veintisiete años es normal que pueda sentirse incómoda consigo misma. Yo lo estaba. Y no es fácil aceptarlo, me llevó un tiempo".

La morena nacida en Michigan contó que también es difícil ser una figura popular. "No puedo ir a sitios como un 'Starbucks'. Tengo que mandar a alguien. No me gusta decir que no a las fotos y siempre acabo diciendo sí. Pero si le dices que sí a una persona, de repente te vienen veinte, y luego otras treinta. Es una locura. Por eso durante los torneos apenas salgo del hotel", admitió.