San Juan 8 > Información General

Narváez dio una clase de boxeo y retuvo el título supermosca de la OMB

El boxeador chubutense derrotó por nocaut técnico al japonés Hiroyuki Hisataka, en el décimo round, y retuvo por octava vez la corona de los supermoscas de la Organización Mundial de Boxeo.

Omar Andrés Narváez retuvo el título supermosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) al derrotar por nocaut técnico en el décimo round al japonés Hiroyuki Hisataka en un combate que se disputó en el Gimnasio Municipal número 1 de Trelew.

Te puede interesar...

En su octava defensa del título, Narváez exhibió un boxeo ofensivo y preciso que le permitió vencer con comodidad al desafiante, quien mostró espíritu y fortaleza física, pero fue superado por la enorme diferencia de capacidad entre uno y otro pugilista.

A partir del sexto round, el chubutense desplegó toda su capacidad y sus puños dieron en el blanco del asiático prácticamente sin pausa, por lo que el retador se limitó a resistir hasta que el árbitro panameño Julio César Alvarado se convenció de que más castigo era innecesario.

Ni bien comenzó el pleito se vio a un Narváez que se ocupó de demostrar su boxeo inteligente, el que en la oportunidad desplegó con una vocación ofensiva mucho mayor de lo que últimamente era habitual en él.

El monarca tomó la iniciativa y disparó con variedad de destinos, con precisión y también paciencia, pero sin pausa, dispuesto a no dejar crecer al visitante, tomando inclusive recaudos como para no regalar ningún episodio. El japonés lo dejo hacer en las primeras vueltas dando visibles ventajas defensivas, pero presentándose veloz y fuerte.

En el comienzo del cuarto y del quinto asaltó el asiático trató de presionar a su adversario, pero pronto el Huracán, basado en sus muy superiores recursos técnicos, retomó el dominio del pleito.

En el sexto segmento el Huracán fue directamente avasallante y lo golpeó a su oponente desde ángulos distintos y siempre con puntería, por lo que Hisataka la pasó mal, pero lo salvó su espíritu y su resistencia.

Desde entonces fue un monólogo de Narváez y un martirio para el nipón, hasta que Alvarado tomó la decisión de fijar el punto final para la contienda.

Narváez combatió por cuarta vez en su ciudad natal. La última fue hace seis años, el 14 de septiembre de 2007, cuando reinaba entre los moscas de la OMB y le ganó fácilmente por nocaut técnico en el cuarto round al nicaragüense Marlon Márquez en su undécima defensa.

El chubutense, de 38 años, ostenta un palmarés de 39 triunfos (20 antes del límite), 1 derrota y 2 empates, y en su última pelea le ganó por puntos, en fallo mayoritario, al duro mexicano Felipe Orucuta, el 25 de mayo pasado en el Luna Park, en ocasión de la séptima defensa de la corona.

Minuto Uno