Mundo
Jueves 07 de Febrero de 2019

Una mujer embarazada se tiró de un puente con otro hijo en brazos

El suicidio de la mujer que gestaba un embarazo tuvo lugar en la ciudad colombiana de Ibagué. LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DEL LECTOR

Una mujer que se lanzó desde el puente La Variante, a 100 metros de altura, llevándose con ella a su hijo de 10 años. El estremedor suceso suceso ocurrió en la localidad colombiana de Ibagué.


Según afirman fuentes, Jessy Paola Moreno Cruz tenía problemas económicos y pasionales, lo que la llevó a tomar esta determinación.


Todo comenzó con una denuncia de un transeúnte, que relató la situación. Al lugar de los hechos, llegó personal policial, quienes se percataron que la mujer estaba parada a pocos metros del vacío, de tal manera que de inmediato iniciaron con los protocolos para tratar de convencerla de alejarse del borde de la estructura.


Con el pasar de los segundos, se hicieron presencia los Bomberos y más integrantes de la Policía Nacional, quienes trataron de mediar en la emergencia, pero sus esfuerzos fueron infructuosos toda vez que en un abrir y cerrar de ojos la mujer decidió saltar al vacío, sujetando entre sus brazos a su pequeño hijo menor de edad.


Las fuertes imágenes que se difundieron en redes sociales, muestran como la madre está en cuclillas en la cornisa del puente y tiene en sus brazos a su nene, cuya identidad ha sido protegida por las autoridades.


Frente a ella, al menos una decena de personas observan la impactante situación y le gritan que libere al menor. Una vez tomada la trágica determinación, todas lloran desgarradas del dolor y sorprendidas por un final que pocas personas esperaban, ya que se pensaba que la situación estaba controlada.

Embed



La historia detrás de la tragedia

Según lo confesado por Jessy Paola Moreno a la psicóloga de la Policía, su depresión estaba motivada por un amor no correspondido y en especial, por la cantidad de cobradores que le tocaban timbre día a día para cobrale deudas que se inflaban y se hacían imposibles de abonar por los intereses.

Los compromisos la mantuvieron al borde de la deseperación y a pesar del esfuerzo de salir adelante trabajando "de lo que sea", no alcanzó y cayó en un bajón, que señalaba ella era irrerversible.

Además, se conoció extraoficialmente que la chica estaba embarazada de 2 meses y que esa situación llevó también a este vaiven de emociones.

En cuanto al comportamiento del menor, de nombre Nicolás, durante toda la escena, se supo que parecía adormecido, pero que cada vez que reaccionaba, gritaba y lloraba, como presintiendo lo que iba a hacer su protegenitora.

Embed


Fuente: Crónica

Comentarios