Mundo
Jueves 10 de Enero de 2019

Trump pegó el portazo en la reunión para poner fin al cierre del gobierno

El presidente no se mueve de su exigencia de miles de millones de dólares para construir el muro.

El presidente Donald Trump abandonó apresuradamente las negociaciones con líderes del Congreso —y poco después tuiteó "les dije adiós"—, por lo que las negociaciones para poner fin a un cierre parcial del gobierno de 19 días entraron en una fase más compleja ante las exigencias del mandatario de recibir miles de millones de dólares para la construcción de un muro en la frontera con México.
En una sesión de negociaciones que terminó casi tan pronto como empezó, los demócratas acudieron a la Casa Blanca para pedirle a Trump que reactivara el gobierno. El mandatario reiteró su solicitud de fondos para cumplir con la promesa central de su campaña (el muro) y fue rechazado. Demócratas y republicanos dieron versiones distintas del breve intercambio, pero el resultado fue claro: el cierre parcial continúa sin un final a la vista.
Cientos de miles de trabajadores federales no recibirán su salario el viernes, y poco más de la mitad de ellos continúan trabajando sin poder cobrar. Otros servicios federales cruciales están suspendidos, incluyendo algunas inspecciones alimenticias. Y mientras que algunos legisladores expresaron su incomodidad con las crecientes consecuencias del estancamiento, quedó claro que todo gira en torno al muro.
Trump reiteró su amenaza de intentar eludir al Congreso y declarar una emergencia nacional, lo que activaría la asignación de fondos del Departamento de Defensa para la construcción del muro. Mañana visitará la frontera para resaltar la "crisis" que hay allí, según declaró en un discurso desde la Casa Blanca. Los demócratas afirman que el mandatario está fabricando la emergencia para justificar su maniobra política.
Dicho debate sentó las bases del encuentro en la Casa Blanca.
Los republicanos dijeron que Trump le preguntó directamente a Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes: si él reactivara el gobierno, ¿ella financiaría el muro?. A lo que Pelosi respondió con una negativa. Acto seguido Trump dio un manotazo en la mesa, declaró "entonces no tenemos nada que hablar" y salió del lugar, según señaló el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer.
Los republicanos indicaron que el mandatario, quien repartió caramelos antes de comenzar la sesión, no levantó la voz ni azotó el escritorio. Pelosi afirmó que Trump "salió dando pisotones" de la sala y se mostró "petulante". Los republicanos dijeron que simplemente fue firme.
"El presidente dejó en claro hoy que se mantendrá firme a fin de lograr sus prioridades de construir un muro —una barrera de acero— en la frontera sur", dijo el vicepresidente Mike Pence.
Al reunirse con los líderes del Congreso, Trump acababa de regresar del Capitolio, donde exhortó a los nerviosos legisladores republicanos a mantenerse firmemente a su lado. Insinuó que un acuerdo para la construcción del muro fronterizo estaría cerca, pero también señaló que el cierre durará "lo que sea necesario".

Comentarios