San Juan 8 > Mundo

Trump le impuso un giro conservador a la Corte, a una semana de las elecciones

A solo siete días de las elecciones presidenciales, Donald Trump se anotó una victoria estratégica: el Senado aprobó la nominación de Amy Coney Barrett para incorporarse a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

La mayoría republicana impuso por 52 votos a favor contra 48 en contra a la candidata elegida por el presidente para sumarse al máximo tribunal del país.

Te puede interesar...

De esta manera se consolida el giro en la Corte Suprema promovido por Trump. Ahora, son 6 contra 3 los que representan a la mayoría conservadora sobre los jueces progresistas.

El actual líder de la Casa Blanca nominó a Coney Barrett para reemplazar a Ruth Bader Ginsburg, la emblemática jueza que falleció a los 87 años en el mes de septiembre. En su extensa y prestigiosa trayectoria, Bader Ginsburg fue una de las mayores representantes del pensamiento progresista en los Estados Unidos.

Coney Barrett representa todo lo contrario. Con 48 años, católica practicante, se opone al derecho al aborto y ha sido crítica del "Obamacare", el programa de salud que Trump quiere eliminar.

Entre 1989 y 1999, trabajó con el juez Antonin Scalia, antiguo integrante de la Corte Suprema, también de pensamiento conservador.

Es el tercer nombramiento que se produce para el máximo tribunal de EE.UU. en este período de gobierno de Trump. Se suma a los también conservadores Neil Gorsuch y Brett Cavanaugh.

Los tres jueces tienen 55 años o menos, por lo que el giro conservador puede consolidarse en la Corte, ya que los cargos son vitalicios.

"Es un día trascendental para Estados Unidos, para la Constitución estadounidense y para un estado de derecho justo e imparcial", dijo el mandatario en la Casa Blanca cuando la flamante jueza juró su incorporación a la Corte Suprema. A solo una semana de las elecciones presidenciales.