Crisis en Chile
Sábado 26 de Octubre de 2019

Piñera habló tras la multitudinaria marcha en Santiago de Chile

El presidente chileno aseguró que escuchó "el mensaje" de ese más de un millón de personas que colmaron las calles de la capital trasandina.


El presidente chileno Sebastián Piñera aseguró el viernes que escuchó "el mensaje" de ese más de un millón de personas que colmaron las calles de Santiago de Chile para protestar contra su Gobierno y que de aquí en adelante se abren "grandes caminos de futuro y esperanza".


"La multitudinaria, alegre y pacífica marcha hoy, donde los chilenos piden un Chile más justo y solidario, abre grandes caminos de futuro y esperanza", destacó Piñera en Twitter.


Y agregó: "Todos hemos escuchado el mensaje. Todos hemos cambiado. Con unidad y ayuda de Dios, recorreremos el camino a ese Chile mejor para todos".


Fueron sus primeras palabras después de una movilización histórica, las más importantes desde el regreso de la democracia en ese país. Piñera y su gobierno fueron el blanco de todas las consignas en la céntrica Plaza Italia.


Embed

Piñera se mostró conciliador y optó por mirar hacia adelante, cuatro días después de haber señalado que estaban "en guerra".


El jefe de Estado ya había pedido "perdón" al pueblo trasandino por no haber podido "reconocer" la magnitud de la crisis y "dio a conocer una batería de medidas en beneficio de los sectores más vulnerables".


Sin embargo, las protestas siguieron, al igual que el toque de queda por las noches, y este viernes 1,2 millones de personas colmaron las calles para protestar contra su gobierno.


El estallido social de Chile es el más significativo en casi 30 años desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y representa un claro desafío para su reconocido modelo económico de mercado abierto.


En una semana murieron 19 personas en violentos disturbios que dañaron seriamente la red del metro de la capital que moviliza unos 3 millones de personas a diario, y a los que siguieron enfrentamientos, saqueos e incendios en Santiago y otras ciudades.


Ante la multiplicación de denuncias sobre la acción de los militares, que están desplegados en las calles desde el sábado, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet​, anunció el envío de "una misión de verificación para examinar" la situación.


De su lado, Amnistía Internacional dijo que "el mundo tiene los ojos en Chile" y anunció el envío de su "equipo regional de crisis para documentar", junto con sus trabajadores en el país, "las graves violaciones a los derechos humanos y, posibles crímenes de derecho internacional que se están cometiendo por agentes del Estado", dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de la organización.


Un exiguo aumento de la tarifa del Metro de Santiago fue el catalizador de las protestas, que derivaron en un movimiento mayor, heterogéneo y sin un liderazgo identificable, que pone sobre la mesa otras demandas, principalmente un aumento de las bajas pensiones del sistema privado, heredado de la dictadura.

(Fuente: Clarín)


Comentarios