Mundo
Martes 02 de Octubre de 2018

Pese al fallo adverso, Bolivia mantendrá su reclamo contra Chile

El presidente Evo Morales dijo que no renunciarán al pedido de negociar una salida al mar al margen de la decisión de La Haya. Ambos países mantienen solo relaciones consulares.

Pese al contundente fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que desestimó el reclamo de La Paz de obligar a Chile a negociar una salida al mar, pocos son los que en Bolivia dan por zanjada esta vieja aspiración que ha envenenado las relaciones entre los dos vecinos en las últimas décadas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, el gran derrotado de este caso, que convirtió el reclamo ante La Haya en una cruzada de su gobierno en los últimos 5 años, dejó claro que Bolivia "nunca va a renunciar" para salir del enclaustramiento al que le condenó la pérdida de 120.000 km2 de territorio, entre ellos sus 400 km de costa, en la guerra del Pacífico, en el siglo XIX.

"No hay obligación, pero hay necesidad" de negociar, apostilló en una breve declaración, invocando el artículo 176 del fallo de la CIJ, que invita a las partes a "continuar su diálogo en un espíritu de buena vecindad" para abordar el "enclaustramiento de Bolivia".

La lectura del fallo en Chile y Bolivia difiere diametralmente.

Mientras que en Santiago las autoridades se congratulan porque la Corte de La Haya haya respetado el derecho internacional encarnado en el Tratado de 1904 que validó la pérdida de territorio por Bolivia en la guerra que libró contra Chile, en Bolivia son pocos los que consideran zanjada la aspiración.

"Los jueces acaban de decir: señores no existe la obligación jurídica, pero el problema no desapareció, el problema persiste", afirmó el ex canciller boliviano Gustavo Fernández, que recuerda que "Bolivia ha sostenido cerca de 140 años su demanda y ha señalado varias veces que no renunciará, de manera alguna, a este su objetivo nacional".

Para el analista independiente Andrés Guzmán, el resultado del fallo "no impide que las partes puedan entenderse en un diálogo" en la perspectiva de "unas negociaciones trascendentes", en otros niveles contemplados en las Naciones Unidas.

Sin embargo, el analista argentino del Real Instituto Elcano de Madrid, Carlos Malamud, considera que para doblegar la voluntad de Chile de no ceder un ápice de su soberanía, La Paz tendrá que cambiar de estrategia. Para empezar, debería "invitar hoy mismo a Chile a restablecer relaciones diplomáticas", que permanecen solo a nivel consular desde 1978 y que "podría crear un marco distinto de negociación", aseguró.

"Mientras el discurso boliviano siga siendo confrontacional y sigan presentándose como las grandes víctimas del conflicto del siglo XIX, poco se va a avanzar en una negociación", dijo tras recordar que Chile "no tiene ninguna obligación de sentarse" a negociar.

Todavía es pronto para calibrar el efecto que el fallo tendrá en las aspiraciones de Morales de presentarse a un cuarto mandato en los comicios de octubre del próximo año, pese a que el pueblo boliviano lo desechó en un referéndum en febrero de 2016 y que un fallo posterior del Tribunal Constitucional lo puso nuevamente en carrera, a pesar de las protestas de la oposición que considera que su postulación es inconstitucional.

Pese al apoyo de toda la clase política, de los ex presidentes y del pueblo bolivano en la causa contra Chile, la situación de Morales, que se implicó tanto que fue personalmente a La Haya, algo inusual para un jefe de Estado, puede complicarse tras el fallo adverso.

El profesor universitario y analista Carlos Cordero, crítico de Morales, dijo que en las elecciones de 2019 Morales "podría recibir una fenomenal paliza" y que la ciudadanía podría "pasarle la factura" de la derrota en La Haya.