San Juan 8 > Mundo > pena de muerte

Pena de muerte: EE.UU. ejecutó a una mujer luego de 70 años

Un caso estremecedor que se produjo en Indiana hace 15 años, terminó con la pena de muerte. EE.UU. ejecutó a una mujer por "abrir" a otra para sacarle al bebé.

Este miércoles, EE.UU. ejecutó a una mujer después de 7 décadas de no aplicar la pena de muerte. Fue a Lisa Montgomery, condenada a muerte por asesinar a una embarazada y abrirle el vientre para extraer a su hijo, en la primera ejecución a nivel federal de una mujer en cerca de siete décadas en el país norteamericano.

Montgomery fue sentenciada por estrangular a una mujer embarazada de ocho meses y arrancarle el bebé del vientre, que sobrevivió. Era la única mujer que estaba en el corredor de la muerte.

Te puede interesar...

La mujer ha sido ejecutado a través de una inyección letal en una prisión de Indiana, según ha confirmado la Oficina Federal de Prisiones.

La ejecución ha sido llevada a cabo poco después de que el Tribunal Supremo retirara la suspensión dictada por un tribunal de apelaciones, tras las demandas de la defensa por el estado mental de Montgomery tras "una vida de torturas sexuales a manos de sus cuidadores", tal y como ha recogido la cadena de televisión NBC.

La Administración de Donald Trump anunció en 2019 el fin de la moratoria a las ejecuciones a nivel federal y durante los últimos meses han sido ejecutadas siete personas.

El presidente electo, Joe Biden, ha mostrado su intención de reinstaurar la moratoria una vez acceda a la Casa Blanca.

En Estados Unidos había existido hasta 2019 una moratoria informal sobre la pena de muerte desde la ejecución en 2003 de Louis Jones.

No obstante, la pena capital ha seguido aplicándose en cada uno de los 29 estados en los que está contemplada.

Su muerte, de la que fue testigo un grupo de periodistas desde una sala contigua, se certificó pasada la 1.30 de la madrugada, hora local.

Montgomery renunció a su derecho a pronunciar unas últimas palabras. Se limitó a responder "no" cuando uno de sus verdugos le descubrió el rostro y le preguntó si quería decir algo.

"Nuestra Constitución prohíbe la ejecución de una persona que no pueda comprender racionalmente esa ejecución" (...). La administración actual lo sabe. Y la mataron de todos modos", denunció su abogada Kelley Henry en una declaración difundida por la prensa.

Todos los que participaron en este caso "deberían sentir vergüenza", añadió, reportó la agencia EFE.