Mundo
Viernes 13 de Julio de 2018

Lula ganó un round en su situación procesal, pero le quedan 6 causas

La decisión emitida por un juez de Brasilia libra al ex mandatario, de 72 años, de culpa y cargo en un caso de presunta obstrucción a la justicia.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue absuelto en uno de sus seis procesos pendientes, adicionales al de corrupción y lavado de dinero por el que purga desde abril 12 años y un mes de cárcel.

La decisión emitida por un juez de Brasilia libra al ex mandatario, de 72 años, de culpa y cargo en un caso de presunta obstrucción a la justicia.

Lula había sido acusado en 2016 de haber intentado comprar el silencio del ex director de la estatal Petrobras Nestor Cerveró, quien había suscrito un acuerdo de colaboración premiada con la justicia en el marco de la megaoperación anticorrupción Lava Jato.

El fallo del juez federal Ricardo Leite destaca la falta de pruebas suficientes para sustentar la denuncia, basada en esencia en testimonios de los delatores.

"Hay numerosas posibilidades y circunstancias sobre lo que realmente ocurrió", afirma Leite en su sentencia.

La defensa alegaba que Lula "jamás interfirió o intentó interferir en testimonios relativos a la Lava Jato".

Lula se declara inocente de todas las acusaciones que pesan en su contra y las considera una "conspiración" que busca alejarlo de su tentativa de volver al poder en las elecciones de octubre.

Le quedan, una por supuestas maniobras a favor de Odebrecht en Angola, otra por una casa de campo que también habría recibido por los "favores" hechos desde el poder a una constructora y una tercera por un ático vecino a su residencia y un terreno para el Instituto Lula.

Las otras dos se refieren a presuntos sobornos recibidos del sector automotriz por decretos que firmó estando aún en el Gobierno y que concedieron pingües beneficios fiscales a esa industria, y por alegadas maniobras a favor de la empresa sueca Saab en un concurso para la compra de 36 aviones caza destinados a la Fuerza Aérea.

Preso en la sede de la Policía Federal de Curitiba, Lula continúa liderando las encuestas de opinión con 30% de intenciones de voto.