Mundo
Jueves 30 de Agosto de 2018

Le amputaron las piernas a su bebé por las torturas que le hacía y esto le hicieron a él en la cárcel

Tony Smith, hombre que torturó a su bebé de apenas 41 días -al punto que debieron amputarle las dos piernas-, fue atacado por dos presos en la cárcel de Swaleside (Inglaterra), donde se encuentra cumpliendo una condena de 10 años por los abusos cometidos a su hijo.

Según los informes, Smith fue atado a una silla y golpeado salvajemente con latas de atún dentro de una media, que además tenía otros objetos metálicos. Smith terminó con la cuenca del ojo fracturada, varias costillas rotas y la mandíbula quebrada.

En principio, el ataque fue realizado por dos presos violentos que habían sido alojados incorrectamente en el sector de menor seguridad de la prisión.

La paliza duró más de cuatro horas. "Los guardias se los sacaron de encima en el momento justo. Tiene suerte de no haber muerto", comentaron fuentes de la prisión.


Tanto Tony Smith (47 años) como Jody Simpson (24, madre del pequeño), habían sido condenados en febrero de este año por los abusos que sometieron a su hijo, también llamado Tony Smith.

Con apenas unas pocas semanas de vida, el bebé fue llevado al Hospital Pembury (en Kent) donde los médicos se encontraron con un panorama aterrador: el pequeño Tony estaba gris, echaba espuma por la boca, tenía el cuerpo sorprendentemente hinchado, sufría múltiples fallas orgánicas y septicemia.


Tras estabilizarlo, los doctores confirmaron también que el bebé tenía fracturas en los muslos y en la parte inferior de las piernas, en el tobillo derecho, el pulgar izquierdo y en los dos huesos en el dedo gordo. Por todo esto, debieron amputarle las dos piernas.

Afortunadamente, y más allá de su discapacidad, la vida del pequeño Tony, que actualmente ya tiene tres años, cambió. Fue adoptado por Paula Hudgell, una mujer que hace campaña por sentencias más duras por negligencia y abuso infantil.

"Cuando lo vi por primera vez mi corazón se rompió. Sus ojos tenían una tristeza que ningún niño debería siquiera conocer", reconoció Hudgell.

Actualmente, el pequeño Tony está aprendiendo a usar prótesis que su nueva familia le regaló para Navidad. "La ausencia de sus piernas no va a ser un recuerdo de la crueldad de sus padres, sino de la clase de increíble ser humano que es, fuerte, determinado e inteligente", remarcó su madre adoptiva.


Fuente: clarin

Comentarios