Mundo
Domingo 10 de Junio de 2018

Estos son los 7 países que recibieron más asistencia "excepcional" del Fondo

El FMI otorga las líneas de financiamiento en base a las cuotas que los países miembros pagan. En el caso de Argentina, su crédito es 1100% de su cuota.

El crédito "stand by" por USD 50.000 millones del Fondo Monetario Internacional surge de la cuota que la Argentina tiene en el organismo multilateral de crédito. El monto anunciado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, es equivalente a un 1.110% de la cuota del país.

En ese aspecto, el crédito otorgado a Argentina es excepcional porque excede los margenes normales para ese tipo de línea.


Ambos números, el monto nominal y lo que representa de la cuota, son agresivos, sobre todo cuando se toma en cuenta que varios expertos apuntaban al monto acordado como "sorpresivo", ya que el mercado en general esperaba una línea más cerca de los USD 30.000 millones. Y en términos históricos, no tienen la mejor compañía.


Irlanda, Portugal, Polonia, Grecia dos veces, México, Letonia e Islandia. Esos son los únicos casos que recibieron asistencia más agresiva del Fondo cuando se toma en cuenta las cuotas de cada país en el Fondo. Sacando Islandia, en los otros casos ninguno parece haber tomado vuelo.


Grecia es el caso más notable, tanto por el fuerte golpe económico que el país sufrió por la crisis económica en 2008 y su inmediata crisis de deuda pública como por ser uno de los primeros países en amenazar la estabilidad del euro. En 2010, el país recibió USD 40.000 millones del Fondo a través de un crédito "stand by", como parte de un paquete de rescate que superaba los USD 100.000 millones. El resto de los fondos fueron provistos por los países líderes de la Unión Europea.


En aquel momento, el monto representaba un 3.212% de la cuota que el país tenía en el FMI, y se esperaba que las medidas de austeridad impuestas por el gobierno griego recortaran en alguna medida la deuda del sector público. En 2009 era la más alta de la UE y se proyectaba que en 2011 llegará a 135% del PBI, impulsada por el déficit fiscal era 13,6% del PBI.


Sin embargo, los fondos fueron hacia el pago de la deuda en vez de financiar las medidas de ajuste, y el mismo Fondo luego reconoció que sus proyecciones para la economía griega habían sido demasiado positivas.


Eso llevo a un segundo rescate combinado por parte de la UE y del FMI a principios de 2012, esta vez inyectando USD 170.000 millones, con el Fondo aportando cerca de 37.000 millones de dólares a través de un Servicio Ampliad0 (SAF). Esto era equivalente a 2.159% de la cuota griega en el organismo multilateral de crédito.


Para el cierre del 2012, el PBI griego había caído 17% respecto de 2009, mientras que un cuarto (25%) de la fuerza laboral se encontraba sin trabajo. Y en la actualidad la economía griega no logra recuperar terreno, con las posiciones políticas dentro del país cada vez más de acuerdo con una salida de la UE.


Los primeros 5 años de la crisis comenzada en 2008 dejaron expuestos a varios países europeos, particularmente con el perfil de varios de crisis bancaria y de deuda pública que luego se desarrollarían. Ese es el caso de Irlanda y de Portugal.


En el caso irlandés, su profunda crisis bancaria amenazaba con arrastrar a la economía en general. Para sanear el sector bancario y reconstituir la confianza de los inversores en el país, un paquete total de USD 113.000 millones entre la UE, el gobierno irlandés, y el FMI, con el Fondo prestando USD 30.000 millones, equivalente a 2.320% de la cuota irlandesa en el FMI.


Mientras tanto, Portugal era otra nación envuelta en la crisis de deuda soberana que necesitaba con urgencia un rescate económico. En 2011, el país recibió un SAF por USD 43.000 millones, equivalente a 2.306% de su cuota en el FMI. A cambio, el país se comprometió a reducir su déficit fiscal de 9,1% del PBI en 2010 a 5,9% en 2011.


No todas las líneas de crédito "excepcionales" fueron por cifras de alto vuelo para lo que respecta al FMI. Si bien la mayoría rondaron en el territorio de los USD 30.000 a 60.000 millones, hubo casos donde la vara era muy baja.


Esos son casos como los de Letonia e Islandia, ambos en 2008, en lo que fue la oleada inmediata que se sintió de la crisis hipotecaria de Estados Unidos. En aquel entonces los sistemas financieros y bancarios de ambos, particularmente en Islandia, eran considerados sobre-dimensionados y en riesgo de que corridas bancarias arrastrasen a la economía en general.


Sin embargo, el aporte del FMI a los rescates de ambos países fue, para las cifras que hoy en día se manejan, menores. En Letonia, el Fondo prestó USD 2.800 millones para estabilizar el sistema de depósitos bancarios y recortar el déficit fiscal. Eso era el equivalente a 1.200% de su cuota en el FMI.


Al mismo tiempo, el paquete islandés apenas sobrepasó los 2 mil millones de dólares. En 2008, el directorio ejecutivo del Fondo aprobó un crédito "stand by" a la nación nórdica por USD 2.100 millones, un 1.190% de su cuota, apenas pasando a la Argentina en el ranking.


(Fuente: Infobae)

Comentarios