San Juan 8 > Mundo > Corte

Estados Unidos derogó el derecho al aborto y cada estado decidirá si lo considera legal

La Corte Suprema de los Estados Unidos revocó el fallo Roe vs. Wade y declaró que el aborto ya no es un derecho constitucional. Ahora, con esta decisión, cada estado deberá definir si acepta o no la interrupción voluntaria del embarazo.

Esta decisión no convierte en ilegales las interrupciones del embarazo, sino que hace retroceder a Estados Unidos a la situación vigente antes de la sentencia “Roe vs. Wade” de 1973, cuando cada estado era libre de autorizarlas o no.

Te puede interesar...

Supone la decisión constitucional más fuerte de la Corte norteamericana en décadas. Se espera que casi la mitad de los estados prohíba el derecho al aborto, sobre todo en el sur y centro del país. Miles de personas se manifiestan en las afueras del edificio del tribunal de Justicia en Washington.

Un fallo polémico

La Constitución no hace ninguna referencia al aborto y ninguno de sus artículos protege implícitamente este derecho”, escribió el juez Samuel Alito, en nombre de la mayoría. Es el mismo magistrado que había firmado el borrador que se filtró semanas atrás donde se adelantaba la decisión del tribunal.

Además, Alito manifestó en el fallo que es “hora de devolver el tema del aborto a los representantes elegidos por el pueblo”. Una formulación muy parecida al anteproyecto de sentencia que había sido filtrado.

Esta decisión responde a un pedido formal presentado por el estado de Mississippi que buscaba prohibir los abortos después de la semana 15 de gestación.

De ahora en más cada estado tendrá que definir si mantienen el derecho a las embarazadas a interrumpir voluntariamente su embarazo hasta la semana 24 de gestación, como establecía la legislación nacional actual.

Una Corte Suprema conservadora

La composición del máximo tribunal de Justicia norteamericano quedó muy dispar tras la presidencia de Donald Trump, quien nombró tres jueces conservadores durante su administración, dejándolos en una mayoría de 6 contra 3 liberales.

Por tal motivo, este fallo puede ser leído también como una victoria del propio expresidente. La sentencia “es una de las más importantes en la historia de la Corte Suprema desde su creación en 1790″, afirmó a AFP el profesor de derecho sanitario Lawrence Gostin.

La decisión llega después de 50 años de lucha de la derecha religiosa, para la que representa una enorme victoria pero no el final de la batalla: seguirán movilizándose para intentar que la mayor cantidad de estados lo prohíban e incluso en busca de una prohibición federal.