Mundo
Jueves 05 de Abril de 2018

El tríplex de lujo que le costaría la prisión a da Silva

El juez Moro concluyó que el ex presidente de Brasil recibió el inmueble, ubicado en el litoral de San Pablo, en concepto de soborno por parte de la constructora OAS a cambio de contratos millonarios.

En el marco de la enorme trama de corrupción política de Brasil conocida como "Lava Jato", el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva tiene siete causas en su contra. Recién en la primera recibió una dura condena: 12 años y un mes de prisión.

La sentencia de primera instancia había sido dictada por el juez Sergio Moro, quien condenó al ex mandatario a nueve años y medio de cárcel por recibir sobornos de la constructora OAS, encargada del edificio Solaris, en Guarujá.


Esa compañía entregó a Lula el mejor departamento del complejo: un lujoso tríplex de 215 metros cuadrados.

triplex.jpg


El edificio fue construido por OAS, cuyo presidente, Léo Pinheiro, fue condenado a 16 años de prisión también en la causa Lava Jato. Pinheiro aparece en fotos junto con Lula en el momento que le entrega las llaves del apartamento.


El Instituto Lula admitió la presencia del ex presidente en el inmueble, pero el líder del Partido de los Trabajadores (PT) niega las acusaciones en su contra.


Solaris está ubicado en la avenida General Monteiro de Barros 638, en la Playa de las Asturias; y el departamento de Lula es similar al que muestra la fotografía de promoción del complejo en su sitio oficial.


El edificio posee lugares de uso común para sus propietarios. Solariums, cocheras para dos automóviles para cada una de las unidades y seguridad durante 24 horas. El sitio incluye un playground (parque) donde los más pequeños disfrutan de los juegos comunes y de la presencia de niñeros.


El primer piso del tríplex de Lula contiene un amplio living comedor, un balcón con vista al mar, cocina y habitación para el servicio doméstico.


Al momento de la entrega de las llaves, el ex presidente fue con su esposa, Marisa Letícia, quien falleció el 3 de febrero de 2017.

Comentarios