Mundo
Lunes 09 de Abril de 2018

El autor del atropello masivo en Alemania culpó a sus padres de sus problemas psíquicos

Además reconoció su impotencia sexual y dio cuenta de su manía persecutoria y de sus instintos suicidas

El autor del atropello mortal que conmovió a Alemania el pasado sábado dejó un extenso escrito a familiares y amigos en el que culpa a sus padres de sus problemas psicológicos, reconoce su impotencia sexual y da cuenta de su manía persecutoria y de sus instintos suicidas, publicó este lunes el diario Bild, el de mayor circulación del país.

El documento, de 92 páginas, contiene "las palabras de un quejoso que se convirtió en asesino", asegura el tabloide sobre Jens R, el hombre que irrumpió con una camioneta a gran velocidad en la terraza de una cafetería en Münster, mató a dos personas e hirió a una veintena, y a continuación se suicidó de un disparo en la cabeza.

La policía alemana descartó una motivación política en el atropello múltiple, aunque considera que el autor podría haber intentado simular un ataque terrorista porque en el maletero había confeccionado con alambres y fuegos artificiales un paquete que pretendía asemejar un artefacto explosivo.

El texto de Jens R. revela que por primera vez deseó morir con siete años y que desde pequeño tuvo brotes violentos destacables, algo de lo que responsabiliza directamente a sus padres, que dice que lo ignoraron y lo maltrataron desde su nacimiento, además de insultarlo llamándolo enfermo mental.

Esto le llevó a una serie de transtornos conductuales, alega el autor del atropello, a quedar impotente, a no mantener nunca relaciones sexuales, a no tener "sentimientos normales por las mujeres" y a tener miedo a ser percibido como homosexual.

Según su escrito, enviado hace nueve días por correo electrónico y postal a familiares, amigos y hasta a una vecina de 81 años, ésto tuvo como consecuencia un excesivo consumo de alcohol, ataques de pánico y de llanto, reprodujo la agencia de noticias EFE.

Jens R. reparte culpas también entre su círculo de amistades, que cree que lo espiaban, entre los clientes que no le pagaron por sus trabajos como diseñador y entre los médicos, por una operación de espalda que le dejó secuelas permanentes.

Fuentes de la policía afirmaron a Bild que una vez Jens R. aseguró que iba a suicidarse de forma "espectacular" y que en cinco ocasiones fue investigado por amenazas y fraude, pero los cargos se retiraron.