Mundo
Domingo 24 de Diciembre de 2017

Corea del Norte insistió en que sus misiles pueden alcanzar EE.UU.

Desde el régimen de Kim Jong-un reaccionaron tras las nuevas sanciones económicas.

La escalada de tensión parece no tener respiro. Hoy, en la víspera de Navidad, el régimen de Pyongyang reaccionó a las nuevas sanciones económicas y no tuvo medias tintas: las calificó como "actos de guerra".

En una nota del Ministerio de Exteriores de Corea del Norte se expresa que las nuevas medidas aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU son "un acto de guerra" porque equivalen a "un bloqueo económico completo de la República Popular".

Detrás de la resolución están Estados Unidos y sus aliados, señaló un portavoz, citado por los medios estatales. De hecho, en la declaración se acusa a Washington de "política hostil" y "extorsión nuclear". Es que el presidente Donal Trump en más de una oportunidad ha expresado se preocupación al respecto y ha reclamado a las demás naciones tomar cartas en el asunto para poner fin a las ambiciones nucleares del líder del régimen, Kim Jong-un.

"Si Estados Unidos quiere vivir con seguridad, debe abandonar su política hostil hacia la República Popular", indica el comunicado. Washington tiene que "aprender a coexistir" con una Corea del Norte nuclear y "olvidar la quimera de que nuestro país abandone las armas atómicas".

También acusa a Estados Unidos de imperialismo y le advierte de que Corea del Norte puede amenazar su territorio con armas nucleares, amenaza que no es novedad ya que en una de sus últimas pruebas balísticas Pyongyang ya había advertido que los misiles podían impactar en cualquier parte del territorio de EE.UU.

"Estados Unidos y las marionetas que lo siguen nunca deberían olvidar el nuevo estatuto adquirido por nuestra nación, que puede representar una amenaza nuclear real al territorio estadounidense continental", agregó.

Fuente: La Nación

Comentarios