Mundo
Viernes 15 de Marzo de 2019

Atentado en Nueva Zelanda: las dos mezquitas fueron atacadas por el mismo asesino

Primero abrió fuego en Al Noor. Y luego manejó hasta el otro templo, a 5 kilómetros de distancia.

Los hechos en torno a la masacre en dos mezquitas en Nueva Zelanda este viernes a manos de un australiano de extrema de derecha, en la que murieron 49 personas, va cobrando forma.

La cámara, que el atacante usó para grabar su carnicería y que llevaba puesta sobre un caso negro en la cabeza, aporta luz sobre cómo fue la masacre en Christchurch. También lo señala como el autor de los tiroteos en las dos mezquita atacadas, algo que hasta ahora no estaba claro.


Según el video, que el hombre -- un australiano de 28 años que los medios identifican como el extremista blanco de derecha Brenton Tarrant-- trasmitió en vivo en Facebook, el periplo del atacante comienza a pocas cuadras de la primer mezquita atacada, la de Al Noor en la localidad de Christchurch.

Tarrant conduce unas diez cuadras, se detiene en el templo. Baja del vehículo, abre el baúl, saca un arma y entra al edificio.


Allí mata a 41 personas. Eran las 13.40 hora local.

Seis minutos después, huye en el mismo auto en el que había llegado y se dirige hacia el segundo templo, la mezquita de Linwood, a 5 km de distancia.

Con todo, la trasmisión se corta a unas 20 cuadras antes de llegar.


Esto indicaría que fue él quien cometió el segundo atentado, dado que el ataque en Linwood ocurrió poco después del de Al Noor. Y también explicaría por qué habiendo tres detenidos, el australiano es hasta ahora el único acusado de todas las muertes.

En Linwood, los muertos ascienden a ocho.


Los sobrevivientes de Linwood hablan de un hombre con un casco negro, que disparó contra unos 100 fieles.

La policía describió los ataques como "gemelos" y "muy bien planificados".

El manifiesto


En el manifiesto que Brenton Tarrant dejó publicado en las redes sociales para explicar los motivos de su ataque, admite que actuó solo y que estuvo dos años planificándolo. Y que un viaje a Europa terminó por inspirarlo.

"El empujón final fue ver el estado de los pueblos y ciudades franceses. Durante muchos años estuve escuchando y leyendo sobre la invasión a Francia de 'no blancos'; yo creía que muchos de esos rumores e historias eran exageraciones, creadas para impulsar una narrativa política", escribió.


"Pero una vez que llegué a Francia, vi que esas historias no solo eran ciertas, sino además profundamente subestimadas", continuó en su documento titulado "El gran reemplazo", en clara referencia al libro de 2012 escrito por el polémico autor francés de derecha, Renaud Camus.

En ese libro, Camus expone la "teoría" de que la mayoría blanca de Europa está siendo reemplazada por inmigrantes norafricanos y del África subsahariana, muchos de los cuales son musulmanes.


El "gran reemplazo" ha sido un grito de batalla de la extrema derecha francesa, incluso luego de que la llegada de inmigrantes a Europa cayera significativamente después de su pico en 2015. En palabras de Marion Maréchal, nieta del convicto negador del Holocausto, Jean-Marie Le Pen y una querida figura de la extrema derecha estadounidense, la idea corresponde perfectamente a la realidad.

Nueva Zelanda, un lugar impensado


Con todo, no podría haber un lugar más desconcertante para una masacre que Nueva Zelanda, país tan plácido y aislado de las matanzas que abundan en Estados Unidos que la policía rara vez porta armas.

Pero el agresor subrayó que su elección de Nueva Zelanda se debe precisamente a que es un país remoto. Escribió que un ataque en Nueva Zelanda demostraría que ningún lugar del mundo está a salvo y que los países más alejados se ven afectados por migraciones masivas.


Otra de las figuras que sirvieron de inspiración para el atacante fue el ultraderechista noruego Anders Behring Breivik, encarcelado en su país por el asesinato de 77 personas en 2011.

El extremista, de 40 años, también propagó un "manifiesto" de más de 1.500 páginas y llamó a seguir su ejemplo.

Tarrant dice en su manifiesto que "se inspiró realmente en el Caballero Justiciero Breivik".

"Tuve solo un breve contacto con el Caballero Justiciero Breivik, y recibí una bendición para mi misión después de haber contactado a sus hermanos caballeros", escribió.

Breivik mató a 77 personas el 22 de julio de 2011 haciendo explotar una bomba cerca de la sede del gobierno en Oslo, y disparando después contra la multitud en un campamento de las Juventudes del Partido Laborista en la isla de Utøya.

Tarrant dijo que creció en una familia australiana de clase trabajadora, que tuvo una niñez típica y fue un estudiante mediocre. Una mujer que dijo haber sido colega suyo cuando era entrenador personal en la ciudad australiana de Grafton sostuvo que las acusaciones le provocaron un shock.

"No puedo... creer que alguien a quien traté a diario y con quien conversé e interactué podría ser capaz de un acto tan extremo", dijo Tracey Gray a la Australian Broadcasting Corp.


Aparte de sus ideales nacionalistas, el atacante también se consideraba un ambientalista y fascista que cree que China es el país más alineado con sus valores políticos y sociales. Desprecia al 1% más rico y dijo que la comentarista estadounidense de derechas Candace Owens era la persona más influyente en su vida.

Este sábado, Tarrant deberá declara ante la justicia y su testimonio servirá para arrojar luz sobre las últimas dudas.

La primera ministra, Jacinda Ardern, que habló de de uno de los "días más oscuros" de este país del Pacífico Sur, calificó el atentado de "terrorista" y subrayó que se trata del peor ataque contra musulmanes en un país occidental.

Fuentes: AP, AFP, The Washington Post y BBC News.

Comentarios