San Juan 8 > Ovación

“Me arrepiento de lo que hice”

En diálogo con Ovación Radio por La Red 96.7, el lateral derecho Emanuel Britez se descargó y contó como fue la polémica jugada que desembocó en la expulsión del delantero de Arsenal de Sarandí, Pablo Lugüercio.

Claudio Cáplan

ovación@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

Más allá del resultado imprevisto que se dio en la Avenida López y Planes con el empate que logró Arsenal en tiempo cumplido, la noticia que causó revuelo en distintos medios de prensa, fue la reacción que tuvo el delantero Pablo Lugüercio, ante la acción que tuvo el lateral derecho de Unión, Emanuel Britez, y que rápidamente originó el fastidio del hombre del Arse, con la posterior expulsión del mismo.

En la vuelta al trabajo del plantel rojiblanco, el jugador de Unión dialogó con Ovación sobre todo lo que pasó en esa jugada y también fue claro al expresar sus sensaciones, horas posteriores al cotejo que abrió el Torneo Final 2013.

“Se que estuve mal y después me di cuenta que tendría que haber ido al vestuario de Arsenal, buscarlo a Lugüercio y haberle pedido disculpas, así que si tengo la oportunidad lo voy a hacer”, sostuvo el santafesino.

Inmediatamente luego del pedido de disculpas, el pibe de Barrio Don Bosco contó como fue puntualmente la acción:“Fue una jugada en el lateral, donde forcejeamos como lo hicimos durante todo el partido, quedamos en un momento de costado los dos y pasó lo que ya todos saben, la verdad todavía no le encuentro una explicación de por qué lo hice, sucedió y después se armó todo lo que se vio, reaccioné mal y tal vez actué así porque me agarró toda la noche”.

Reacción mediática

Otro de los aspectos que remarcó el debutante con la Albirroja fue todo lo que generó la jugada y su posterior declaración por algunos medios, sobre todo de Buenos Aires: “Soy consciente de lo que hice el viernes en la cancha, pero lamentablemente después no podés hablar mucho porque salen a matarte, después me enteré cuando iba para el entrenamiento que un diario de Buenos Aires puso que yo había dicho que volvería a hacer a esa cosa y la verdad que estoy muy mal porque en ningún momento dije eso sino todo lo contrario”.

A lo que además apuntó el hombre de Unión: “No me quiero justificar, pero en un partido pasan muchas cosas que no se ven, a mí el viernes me pegaron muchas veces y no dije nada, me callé la boca y listo. La verdad que lo que pasó se dio en ese momento de la jugada, y admito que estuve mal, incluso después del partido ya en mi casa vi las imágenes, me arrepentí ahí de lo que había hecho y eso quiero que quede bien claro para todos”.

—¿Te molestó mucho todo lo que pasó después de lo que sucedió el viernes y todo lo que todavía se está hablando?

—La verdad que sí. No tengo mucho para decir, admito que me equivoqué y ya está, más no puedo decir.

Las horas transcurrieron y el hecho que ocurrió entre Britez y Lugüercio tomó una dimensión inesperada, y que incluso el mismo Britez narró como fueron sus horas posteriores al encuentro del viernes en Santa Fe.

“El sábado nos entrenamos y estuvo todo bien, normal, pero después cuando volvimos a practicar el lunes ya todos hablaban de eso y la verdad que al notar todo lo que pasó me bajoneó un poco y me di cuenta que no estaba de ánimo en la práctica, pero ya pasó".

—¿Pensás que en los partidos ahora te van a tomar de punto?

—No creo, estoy tranquilo, se lo que hice, que estuve mal y ahora tengo que pensar en mirar hacia adelante. Además se como manejarme dentro de los partidos, no soy un pibe de hacer lo que pasó el viernes, la mente está puesta en seguir demostrando que puedo jugar en el equipo titular y nada más, si me molestan me quedaré callado con la mente puesta en el partido y en lo que me haya pedido el técnico.

—¿Estas son las cosas que a uno lo hacen madurar desde lo futbolístico?

—Es así, en esta profesión se aprende todos los días algo nuevo, no sólo en los partidos sino en los entrenamientos y en las concentraciones. Se que ahora la mente tiene que seguir puesta en el trabajo con el grupo.

Emanuel Britez ya pidió disculpas por lo sucedido; sería bueno que se le de un punto final a una situación que fue incómoda para todos.