San Juan 8 > Aedes Aegypti

Malas noticias: afirman que el Aedes Aegypti se adaptó muy bien a San Juan

Liliana Salvá de Control de Vectores confirmó que el mosquito Aedes Aegypti no tiene inconvenientes para circular en la provincia, pese a la falta de lluvias.

Liliana Salvá, jefa del Programa de Control de Vectores del Ministerio de Salud Pública, afirmó en declaraciones a sanjuan8.com que el mosquito Aedes Aegypti, que transmite la enfermedad del dengue, "se adaptó muy bien a San Juan" pese que en la provincia, las lluvias no abundan. "No somos una zona de lluvia pero fabricamos una artificial" mencionó, haciendo alusión a cuando se riegan las plantas, el césped o el arbolado.

Salvá resaltó que la única forma de evitar una posible circulación viral es "cortar el círculo del mosquito en el agua" y agregó que "cuando es adulto no se puede hacer nada".

La funcionaria pidió que la población esté atenta a la detección de larvas en macetas o recipientes que contengan alguna planta cuando se riegan. "En los recipientes pequeños, ellos ponen sus huevos. Hay que controlar si se detectan en el agua como gusanitos." comentó. "Estas larvas pueden sobrevivir hasta nueve meses sin agua" apuntó.

Por otra parte, la jefa del Programa, manifestó que el mosquito Aedes Aegypti no busca a las piletas o piscinas como hábitat porque trata de evitar el sol y, generalmente, esa es agua limpia. "Los criaderos están las casas. Son mosquitos intradomiciliarios." expresó.

Del mismo modo, aclaró que la provincia se encuentra "en una etapa preventiva" y que en la misma no se requiere de una fumigación en especial. "Fumigamos solo para mosquitos adultos" dijo.

Por último, Liliana Salvá destacó que "tenemos que estar alertas por el brote que tuvimos". "Es una alarma haber estado cerca de la circulación viral" confesó.

Trabajos de prevención

Desde Control de Vectores le confirmaron a sanjuan8.com a fines de noviembre, que desde el mes de agosto comenzaron con la colocación de ovitrampas en más de 1500 viviendas en Rawson, departamento donde se originó el último brote. Además, hicieron lo propio en edificios públicos y en los hoteles en los que estuvieron los repatriados.