San Juan 8 > País

Los sueldos de los obispos católicos generaron controversia

El jefe de Gabinete Marcos Peña dijo ayer en la Cámara de Diputados que el Estado gasta más de 130 millones de pesos anuales en los sueldos de los eclesiásticos. Te mostramos las diferentes posiciones de los políticos en torno a esta polémica.

En la primera exposición del año del jefe de Gabinete, Marcos Pena, ante la Cámara de Diputados se generó una gran controversia por una pregunta que le realizó una diputada. "¿Cuánto corresponde a remuneraciones de funcionarios eclesiásticos?, consultó la legisladora radical Carla Carrizo. La respuesta fue una cifra millonaria: el Estado invertirá la suma de 130.421.300 pesos en la Iglesia católica, según lo detallado en el presupuesto 2018.

Te puede interesar...

La Secretaría de Culto, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, prevé para 2018 un presupuesto total estimado de 176,5 millones de pesos, que incluye los salarios del organismo y otros gastos. De esta manera, Culto regula el sostenimiento establecido por las leyes N° 21.950 (salarios de obispos), 22.430 (salario mensual vitalicio de sacerdotes), 22.950 (seminaristas), 22.162 (para sacerdotes en zonas de frontera), y 21.540 (para jerarquías eclesiásticas puntuales).

Según el presupuesto, hay 140 obispos, 640 sacerdotes y 1.200 seminaristas. Algunos de los sueldos, son: Obispos Diocesanos: $ 46.800; Obispos Auxiliares: $ 40.950; Obispos Eméritos: $ 40.950; y Administradores apostólicos y diocesanos: $ 46.800.



 Embed      

Esto generó un fuerte debate en el país, algunos de los cuales no demoraron en expresar su opinión al respecto. Por un lado, algunos consideraron elevada la cifra publicada:

Carla Carrizo (diputada Radical): " Lo que gasta el Estado en la Iglesia católica "es una desmesura" porque "tienen el sueldo de un juez de primera instancia, mucho más de lo que gana un maestro, y no pagan ganancias".

Elisa Carrió (diputada Coalición Cívica): "Me parece muy bien la separación entre Iglesia y Estado; yo, que soy creyente, si fuese presidente derogaría la ley que les da sueldos de secretarios de Estado a los obispos porque creo que esas relaciones no son buenas para los creyentes", adelantó hace unos años en La Nación.

Por otro, algunos manifestaron estar de acuerdo con el dinero que el Estado otorga a la Iglesia Católica:

Cornelia Schmidt Liermann (diputada Pro y presidente de la comisión de Relaciones Internacionales y Culto): "Hay diferentes proyectos sobre equiparación de cultos, incluso uno del Ejecutivo, que dije que había que trabajarlo con una mesa, con un representante por partido. Posiblemente este tema del pago a la Iglesia católica también se analice. Mi opinión personal es que la Iglesia, los curas, realmente hacen un gran trabajo y entiendo que es una retribución por el trabajo social y de territorio que están haciendo".

Sergio Buenanueva (obispo de San Francisco, Córdoba): "Me parece bien que un diputado le pregunte al Jefe de Gabinete por lo que el Estado destina a la Iglesia católica. Es información pública, a disposición de quien quiera conocerlo. No ha habido ninguna revelación de ningún secreto escondido. Algo me parece raro: el monto destinado al culto católico está en el Presupuesto Nacional... que aprueban los mismos diputados que preguntan. Seamos benignos, un olvido lo tiene cualquiera. El Estado administra el dinero que le damos los ciudadanos de nuestro bolsillo. Los católicos pagamos impuestos. Es bueno que sepamos cuánto destina nuestro Estado a nuestra iglesia. No nos hacen ninguna de las retenciones propias de un salario ni pagamos ganancia. Se trata de una asignación que llega a nombre de los obispos y que, por lo general, se destina al sostenimiento de los obispados. "Los católicos sostenemos de nuestro bolsillo la obra evangelizadora de la Iglesia. No está mal que el Estado use de nuestro dinero para ayudar a las Iglesias".