San Juan 8 > Policiales

Los restos de piel encontrados debajo de las uñas de Ángeles Rawson son de Jorge Mangeri

La noticia fue confirmada por el perito oficial quien aseguró que la prueba realizó es confiable y desestimó las versiones sobre una posible contaminación del estudio.

El bioquímico Daniel Corach declaró en el juicio contra el portero Jorge Mangeri, único acusado por el crimen de Ángeles Rawson ocurrido en junio de 2013 en el barrio porteño de Palermo. El especialista descartó que haya habido contaminación en los análisis realizados.

Así lo confirmó el cotejo de ADN que hizo un perito oficial. Explicó que esos rastros quedaron en las uñas de las víctima debido a que se defendió del ataque. El hecho ocurrió en junio de 2013 y el único acusado es el portero del edificio de Palermo donde vivía.

Te puede interesar...

"No hemos detectado contaminaciones", contestó el perito oficial ante el fiscal Fernando Fiszer en su declaración en el Tribunal Oral en lo Criminal 9, donde se lleva a cabo el juicio al portero donde vivía la adolescente Ángeles Rawson.

El bioquímico explicó que el Servicio de Huellas Digitales Genéticas que él dirige trabaja hace 24 años con el Poder Judicial de la Nación e intervino en 12.500 causas judiciales. Además dijo que en la investigación por el crimen de Ángeles "se analizaron más de 180 muestras en distintos períodos de tiempo".

Aclaró que su laboratorio cuenta con "programas informáticos" que detectan si hubo algún tipo de contaminación y que ello no ocurrió con las muestras de esta investigación.

Sostuvo que de los tres hisopados que se hicieron en las uñas de la adolescente, solo en el dedo índice de la mano derecha había la cantidad de ADN "suficiente" para elaborar un perfil genético completo que, al ser cotejado, correspondía en un 99,9 por ciento con el patrón genético de Mangeri.

Respecto a las otras dos muestras que dieron resultado positivo, Corach afirmó que "si bien las muestras no alcanzaron para un perfil completo, no se detectó ningún aportante distinto" a Mangeri y la víctima.

Fuente: Diario Uno