Comscore

SAN JUAN

Los raros

///Por María Alejandra Araya
No había motivos para el no. El campeonato de fútbol era mixto. -Bueh, pero el "mixto" se refiere a diferentes edades. Dijo Fede, quien se había arrojado la capitanía del equipo. -Empieza el sábado. Hoy hay que presentar la lista de buena fe y pagar la inscripción. Contestó el Igna. ¿Cuál era el problema? Les faltaban dos jugadores. ¿Y? La Vivi y Carlitos la movían bien y quieren jugar. ¿Y? -Son raros. -¿A qué te referís con raros? -Uhh, me vas a hacer explicar... Son raros. La Vivi esa es... es... marimacho. Y ¡Carliiitos! ¿Carlitos es el que atiende el servicompras del Lavadero? -El mismo. Jugó en un equipo chico en Santa Fe cuando tenía 20. Todavía no entiendo qué me querés plantear, Fede. -No te hagás el pelotudo, Igna. Vos también estás raro desde que andás con La vaga. ¡Eras de los nuestros, mi hermano! ¿Qué te pasó? -¿Qué me pasó? Me operé. -¿Te operaste? ¿De qué? No dijiste nada. -Cirugía de alta complejidad. Me operé del Síndrome MAMECO que estás padeciendo. Tenés todos los síntomas. La mirada, la voz tembleque, los músculos rígidos. -Una enfermedad nueva. ¡No te digo! -Te equivocás, no es nueva. MAMECO: machismo medieval conservador. Te veo grave, muy grave. -¿Me estás "tomando el pelo"? ¿Qué te pasa? Además, el resto del equipo no dio el ok. -Eso es men-ti-ra. Ya hablé con ellos. Quieren jugar, divertirse. Y ganar, obvio. Con Vivi como defensora, no pasa nadie, te lo aseguro. (Silencio de Fede) -Es simple. Hay que presentar la lista hoy. Nos faltan dos jugadores. Acá tengo las fotocopias de los dni de Vivi y Carlitos con la plata de la inscripción. ¿Cómo seguimos, Fede? El equipo se llama Los raros. Ganaron el primer partido 3 a 1. Veremos cómo sigue el campeonato.