San Juan 8 > País

Los padres de dos niños indemnizarán a otro chico al que sus hijos le dieron un disparo

El hecho ocurrió en septiembre de 2006 y la Justicia Civil resolvió que los padres del menor deberán indemnizar al baleado.

La Justicia Civil de Mendoza ordenó a dos parejas de padres a pagar una indemnización para otro menor que recibió un disparo en la cara cuando se habían juntado a realizar tareas escolares.

El hecho que estuvo cerca de ser fatal ocurrió el 1 de septiembre de 2006 cuando tres amigos –dos niños y una niña- se habían juntado a hacer un trabajo práctico para la escuela en la casa de uno de ellos. Pese a esto, y como suele ocurrir en estas juntadas, se pusieron a ver televisión y se entretuvieron con un partido de fútbol.

Te puede interesar...

Mientras tanto, el anfitrión de la casa se fue hasta la habitación de su padre y sacó una pistola calibre 22 que tenía escondida en el placard. Tomándolo como un juego, gatilló el arma y les mostró a sus compañeros que estaba descargada.

La chica le pidió el arma a su amigo y volvió a accionarla, sin que salieran balas del cañón. Ante esta situación, volvió a apretar el gatillo pero en esta ocasión apuntando contra el tercer invitado. En esta ocasión el proyectil salió disparado e impactó en el rostro del muchacho.

Minutos después, una ambulancia estaba trasladando a la víctima hasta el Hospital Central, donde diagnosticaron que el proyectil ingresó por la nariz y quedó alojado en la columna vertebral. Si bien no le ocasionó la muerte, el plomo no pudo ser extraído del niño ya que se trata de una zona vital.

El baleado no sufrió daños neurológicos, pero sí “secuelas nasales de carácter permanentes y definitivas” según determinaron los peritos médicos.

Los padres del menor afectado demandaron a los progenitores del anfitrión por su responsabilidad indirecta al no estar vigilando a los menores mientras estaban en su casa y también a los de la chica que disparó por su conducta. El monto de indemnización solicitado fue de 38.500 pesos sumando los daños físico, moral y psicológico que sufrió el baleado.

Los dueños de casa rechazaron la acusación asegurando que su hijo mayor estaba a cargo de los menores al igual que el abuelo del niño, que vive a dos cuadras del lugar. También argumentaron que su hijo sacó el arma sin pensar que la amiga apuntaría a una persona. Los padres de la niña no contestaron la demanda.

Finalmente la jueza Fernanda Salvini del Tercer Juzgado Civil condenó a las dos parejas de padres a pagarle 20.500 pesos a la víctima. Pese a lo grave del hecho, el monto no fue mayor ya que la demanda fue contra los progenitores y no contra los niños, pese que siendo mayores de 10 años “cuentan con el discernimiento necesario para la comprensión de sus actos, y por lo tanto para asumir su consecuencia”.

Fuente: Diario Uno