San Juan 8 > Ovación

Los hinchas de River contraatacan: ¿los pibes de Boca?

Los números parecen darle la razón a Ramón. El Millonario fue "acusado" de empatar contra un equipo de juveniles. Sin embargo, el promedio de edad del Xeneize es mayor. Los simpatizantes lo hacen saber en las redes sociales.

Ramón Díaz, fiel a su estilo, no se anduvo con chiquitas y respondió con su características ironías al entregar chupetines para los "pibes" de Boca. ¿A qué se refería? A las constantes acusaciones acerca de que el Xeneize empató con River con un equipo juvenil. Sin embargo, a la hora de los fríos números, la razón parece tenerla el entrenador riojano.

Te puede interesar...

Si bien ambos conjuntos presentaron en sus formaciones titulares varios juveniles con muy pocos partidos en Primera, el promedio de edad es menor para los de Núñez, que en su once inicial promedió unos 25,09 años.

En contrapartida, y al contrario de lo que se cree, el equipo de Carlos Bianchi saltó al campo de juego con varios pibes con muy poca experiencia en Primera División, aunque su promedio de edad es más alto que el de su rival: 25,81 años.

De los 22 que estuvieron en el campo de juego, el jugador más grande pertenece al Millonario (Cristian Ledesma, 34 años), aunque el que mayor cantidad de partidos disputados era del Xeneize (Walter Erviti, 32 años y 514 encuentros en Primera División).

A la hora de catalogar como "pibes" a algunos de los jugadores que presentó Bianchi, habría que tomar en cuenta los partidos disputados y no la edad en sí. Por ejemplo, Leandro Marín (21 y 7 encuentros) y Federico Bravo (19 y 6 partidos), fueron los jugadores "menos experimentados", junto con Eder Álvarez Balanta, de River, que sólo disputó 5 encuentros en Primera a sus  20 años.

Distinto es el caso por ejemplo de Juan Manuel Iturbe, que gracias a su experiencia en el fútbol paraguayo ya tiene 46 partidos disputados, a pesar de tener tan solo 19 años.

Así, queda demostrado que tanto River como Boca apostaron por equipos "mixtos" y que en ninguno de los dos casos hubo mayoría de jugadores "experimentados" ni tampoco muchos "pibes".

Si bien las chicanas siempre van a existir, los números no hacen más que reflejar que, lejos de dar ventajas, ambos conjuntos pusieron en la cancha lo mejor que tenían para quedarse con el gran objetivo de ganar el Superclásico, algo que, finalmente, ninguno pudo conseguir.

Fuente: Minuto Uno.