San Juan 8 > Ovación

Lo mejor de Boca fue el regreso de Bianchi

Racing, que puso más titulares que los xeneizes, le ganó bien 2 a 1 por la Copa Centenario.  

Siempre en estas circunstancias hay que remarcar que se trata de un amistoso de verano. Mucho más cuando es el primero. Por eso, las conclusiones son siempre relativas para uno u otro. Lo más relevante de la noche en Mar del Plata, más allá del resultado, fue el retorno al banco de suplentes de Carlos Bianchi a Boca Juniors. Y fue lo mejor inclusive para su equipo, que con muchos habituales suplentes y hasta juveniles, no pudo con un Racing que presentó una alineación más cercana a la conocida y lo venció bien 2 a 1.

Te puede interesar...

Y es que Racing manejó el trámite con la mayor experiencia de sus hombres, que supieron hacer preocupar a una última línea inexperta, que apenas contó con el debut de uno de los refuerzos que pidió Bianchi: el central Claudio Pérez. El equipo de Zubeldía le encontró huecos con la sapiencia del veterano Camoranesi. Así, de entrada nomás, Hauche entró solo por derecha y sometió a Ustari con un remate bajo, que antes de entrar pegó en el palo.

Sin embargo, Boca en la primera que tuvo empató gracias a Saja. El arquero de Racing salió mal en un centro fácil, la perdió y Blandi la capturó por izquierda, metió el centro de primera atrás y Viatri la mandó al fondo.

Claro que Boca no aprovechó el envión anímico y rápidamente la justicia se hizo presente en el marcador. Pelotazo largo para Hauche y Pérez le puso su sello a un flojo debut, derribándolo. Penal que Saja, en su revancha, tradujo en el segundo de la Academia.

Ayer Cristian Chávez tuvo la chance de intentar mostrar chapa para estar en la consideración de Bianchi, que busca su enlace ante la frustración del retorno de Riquelme, pero al menos por lo mostrado ante Racing, desaprovechó la oportunidad. Porque Boca no tuvo juego ni profundidad y en cambio Racing, cada vez que apretó el acelerador, quedó en los dominios de Ustari con posibilidades de gol, como en la situación que Fariña despedició con pifia frente al arco. Lo mejor para Boca ocurrió antes, en la bienvenida a Bianchi, que tendrá mucho trabajo por delante.