San Juan 8 > Información General

La venta de autos usados volvió a subir y ya superó el récord del 2011

En aquella oportunidad se vendieron 1.028.576 unidades, mientras que sumando hasta julio de este 2013 las transferencias llegaron a 1.050.390 vehículos. Y aún faltan más de cuatro meses para cerrar el año.

El negocio de la compra y venta de autos usados tendrá en el 2013, si no el mejor, uno de los mejores años de su historia. Con poco menos de cinco meses por delante, el sector ya superó su récord histórico de ventas y está por entrar en los meses en donde se incrementan aún más las operaciones ya que, a diferencia de los 0 km, más cerca de fin de año es cuando más se vende.

Te puede interesar...

Según el último informe de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), el sector que agrupa a las concesionarias de autos usados marcó durante julio un nuevo récord histórico en transferencia de vehículos en nuestro país. En todas sus variables cerró un total de 175.380 operaciones, lo que significa un crecimiento del 10,48% con respecto a igual mes de 2012 (158.750 vehículos).

En los primeros siete meses del año se transfirieron 1.050.390 unidades, una suba del 4,6% comparado con igual período del año pasado (1.004.061 unidades). En 2011, el mejor año de la historia, el volumen llegó a 1.028.576 unidades.

“Y todavía nos queda por delante la mejor época del año”, afirma Alberto Príncipe, titular de la CCA, recordando que en el mercado de los autos usados los meses de mayores ventas son los que están más cerca de fin de año, cuando el comprador adquiere su unidad para irse de vacaciones.

El empresario se mostró conforme con los primeros siete meses y aseguró que “son los salones del interior los que están traccionando las ventas”. Explicó que “logramos un gran número, principalmente por las ventas en provincias como Neuquén (22,08%) o La Rioja (21,95%). En el caso de Capital Federal, es uno de los mercados donde menos se creció”, dijo a El Cronista.

A la hora de encontrar las explicaciones a este pujante mercado, Príncipe señaló que “ante la demora en las entregas de modelos 0 km demandados, nuestras concesionarias están recibiendo el doble de visitas y consultas en estos últimos meses, preguntando por vehículos con uno o dos años de antigüedad”. De acuerdo a su visión, “esta demanda está respaldada por un importante stock de vehículos que tienen nuestras agencias”.

Pero, a pesar de tener un nivel de crecimiento que encamina al sector al mejor año desde que se mide la compra y venta de autos usados –y sólo representa una parte, ya que no se contabiliza la venta entre individuales– en los salones volvieron a quejarse de la presión fiscal y del margen de rentabilidad que tienen (14% sobre el valor de la unidad vendida).

“La rentabilidad de nuestro negocio es el talón de Aquiles de esta demanda. Los gastos directos e indirectos se ajustaron en el último tiempo en un promedio del 25 al 30% y los autos no acompañaron estos porcentajes”, dijo Príncipe. Todo esto genera un conflicto en las concesionarios. “Nos está preocupando mucho la distorsión de precios que hay en el mercado”, advirtió. “Ante el furor por la compra de un vehículo usado, se ha generado una potenciación de valores que no se condice con la realidad‘, agregó Príncipe.

Cronista Comercial