San Juan 8 > Información General

La UCR no va a aprobar el nuevo canje que impulsa Cristina Kirchner

El titular de la UCR, Ernesto Sanz, adelantó antes del encuentro de legisladores partidarios en Córdoba que "la mayoría de los legisladores opinamos que no vamos a acompañar al Gobierno".

"La mayoría de los legisladores opinamos que no vamos a acompañar al Gobierno". La declaración del presidente de la UCR, Ernesto Sanz, adelantó la posición que tomará el partido frente al proyecto del nuevo canje de deuda que lanzó el Gobierno hace dos días y que espera aprobar en el Congreso en las próximas semanas.

Te puede interesar...

El radicalismo se sumó así a Pro de Mauricio Macri, que ayer rechazó de plano apoyar la iniciativa que la presidenta Cristina Kirchner dio a conocer en su última cadena nacional. Los demás partidos y frentes se mantuvieron ayer con cautela y duda sobre qué posición tomarán cuando el proyecto de norma para pagarle a los bonistas llegue al Parlamento.

Las palabras de Sanz en radio Mitre anticipan lo que sería la postura de la UCR, que será oficializada hoy en un encuentro de 55 diputados y senadores partidarios que se reunirán en Córdoba.

Más temprano, en radio Rivadavia, el legislador advirtió sobre la transcendencia de la medida que propuso la Casa Rosada con la nueva norma: "Lo que nos preocupa es que las consecuencias que hoy se tomen tienen la implicancia en la inversión, en las decisiones de inversión y en la economía que está cada vez más recesiva".

Ayer, el propio senador mendocino había asegurado que el radicalismo iba a fijar la postura en el plenario en la provincia mediterránea. Queremos analizar el tema en profundidad para que nuestra postura sea fruto de un serio debate técnico y político", había dicho Sanz. Justamente, la jornada partidaria tendrá como puntapié inicial las exposiciones de Javier González Fraga, Martín Lousteau y Alfonso Prat-Gay, todos economístas.

Primera minoría en la Cámara de Diputados y en el Senado, la postura del radicalismo es significativa para prever lo que sucederá en un Congreso, donde el Frente para la Victoria cada vez tiene más ajustadas sus posibilidades para conseguir la mayoría. El proyecto comenzará a debatirse la semana próxima en comisiones de la Cámara alta, antes de pasar a la Cámara baja, donde el kirchnerismo quiere sancionarlo antes del 30 de septiembre.

Una vez definida su posición, el radicalismo buscará "bajarla" al resto de los partidos del Frente Amplio-UNEN, sobre todo los que tienen representación parlamentaria: la Coalición Cívica, el Partido Socialista, GEN, Libres del Sur y el Frente Cívico de Córdoba.

El "primer rumbo" que defina hoy el radicalismo serviría para "orientar" la posición del resto de los partidos del FAU, cuya mesa nacional se reunirá el martes próximo. Allí buscarán, sobre todo, evitar que eventuales diferencias deriven en estallidos como el de la semana pasada.

La Nación