San Juan 8 > Información General

La salida de Bielsa sólo aportó más chispazos en Legislatura

Primero, dos sectores del kirchnerismo se pelearon por la banca que quedó vacante. Y después, el bloque que abandonó la ex vicegobernadora se comprometió a votar una ley, pero no cumplió.

El día después de la renuncia de María Eugenia Bielsa a su banca de diputada en la provincia siguieron los coletazos políticos. Primero, dos sectores del kirchnerismo se pelearon por la vacante que finalmente quedó en poder de José María Tessa (ver nota vinculada). Después, el bloque que abandonó la ex vicegobernadora se comprometió a votar un proyecto de ley para achicar los plazos del cronograma electoral y en pleno recinto cambió de parecer, con lo cual el asunto fracasó y el malestar se hizo sentir.

Te puede interesar...

En la primera sesión del año en la Cámara baja no abundaron los temas, pero la jornada sirvió para alimentar todo tipo de operaciones políticas y conjeturas respecto a cuál es el futuro inmediato de Bielsa –a quien se le aceptó formalmente su paso al costado en el Parlamento santafesino– y en general de todo el peronismo autóctono.

El rossismo, acusado de tener un pacto “espurio” con el socialismo, se abstuvo de opinar sobre la dimisión de la dirigente kirchnerista y de las acusaciones en su contra. Por caso el presidente de Diputados, Luis Rubeo, dijo que primero espera tener una reunión de trabajo con Agustín Rossi y recién la próxima semana se referirá al asunto que dejó mal parado a los integrantes del Frente para la Victoria.

En ese sentido, el conflicto interno se hizo notar cuando llegó el momento de aprobar un proyecto que en la previa tenía el consenso casi unánime de los legisladores: achicar los plazos electorales entre la presentación de listas y los comicios generales. En la actualidad, entre uno y otro paso hay cinco meses, con lo cual son 150 días de campaña. Ahora, según el proyecto en estudio, que ya cuenta con media sanción del Senado, todo el proceso no tendría que superar los 100 días.

Dicho texto se incorporó a la sesión después de que en la reunión de labor parlamentaria, que es el ámbito político previo donde se definen los temas que se tratarán, los presidentes de todos los bloques y de todos los partidos acordaron tratar el proyecto sobre tablas. Para ello se necesitan los dos tercios de los votos de los legisladores presentes, número que estaba garantizado según el consenso logrado, pero que quedó trunco cuando los diputados bielsistas y aquellos que responden a Cachi Martínez sorprendieron con el cambio y no levantaron la mano.

El Frente Progresista, que propuso aprobar el proyecto con modificaciones, pidió reconsiderar el tema y volver a votar pero Rubeo no encontró motivos reglamentarios para que ello ocurra. En tanto, la diputada justicialista Silvia de Césaris disparó a sus colegas partidarios que los dejaron pagando: “Para qué hacemos una reunión de labor parlamentaria, acordamos y después venimos acá (al recinto) y cada uno hace lo que quiere”.

“Yo me siento que es una falta de respeto y voy a pedir autorización para que mi bloque no concurra más a labor parlamentaria. Vendremos acá (al recinto) y que cada uno haga lo que quiera porque de nada vale acordar si después hay distintas reglas de juego”, añadió De Césaris en clara referencia al diputado Pablo di Bert (bielsista) y Germán Khalow (100% Santafesino), entre otros. Desde el PRO, Alejandra Vucasovich, habló en idéntico sentido y el radical Santiago Mascheroni planteó que “es válido cambiar de opinión” pero más lo es respetar los compromisos y la palabra empeñada.

Di Bert no acusó recibo de las quejas en su contra y de su bloque. Ni dio explicaciones. Khalow apenas esbozó que su posición no fue entendida en labor parlamentaria y pidió disculpas. Detrás de ellos también se encolumnó Erika Gonnet, que responde al secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, cada día más enemistado con Agustín Rossi.

El justicialista Avelino Lago, que fue secretario Electoral de la provincia, dejó en claro que achicar los plazos electorales es un reclamo de todos los partidos y propuso un cuarto intermedio para explicar las dudas de sus pares y así cambiar lo sucedido. Ninguno quiso modificar su voto, en cambio, acordaron tratar el tema en la próxima sesión; que aún no tiene fecha.