San Juan 8 > Información General

La provincia bajó a 410 millones de pesos el déficit con un fuerte ajuste en 2012

La cifra es un cuarto del rojo que tuvieron las cuentas públicas provinciales en 2011. El ministro de Economía, Ángel Sciara, dijo que si la Nación hubiese pagado sus compromisos habría superávit.

Guillermo Acrich

Diario UNO de Santa Fe

Te puede interesar...

El ministro de Economía de la provincia, Ángel Sciara, confirmó que 2012 terminó con un déficit de 410 millones de pesos, es decir, un cuarto del rojo que tuvieron las cuentas públicas en 2011. “Creo que es el resultado de un enorme esfuerzo que hicimos en materia de administración financiera, incluyendo la eficientización del gasto y mejora en la recaudación de los tributos propios”, indicó el funcionario a Diario UNO y dejó en claro que incumplimientos de la Nación privaron a Santa Fe de tener superávit.

Según el informe oficial del gobierno, la recaudación de los impuestos provinciales logró crecer un 7,7 por ciento por encima de lo previsto y los recursos nacionales un 3,1 por ciento. “Toda esta situación denota, evidentemente, una leve mejoría en la recaudación y pautas de control del gasto muy fuertes. Esto nos permitió poder hacer frente al aumento del gasto corriente, dado por los acuerdos salariales, del orden de los 2.750 millones de pesos”.

“Cabe la pena señalar –continuó– que si hubiéramos recibido de la Nación los recursos no tributarios presupuestados en 2012, correspondientes al déficit de la Caja de Jubilaciones, del orden de los 456 millones de pesos, hubiéramos tenido un presupuesto equilibrado. Y si hubiésemos recibido en tiempo y forma lo que finalmente aportó el Tesoro provincial a la Caja de Jubilaciones, unos 650 millones de pesos, el déficit de 410 millones se habría transformado en un superávit de 240 millones”.

En tanto, el año pasado el Frente Progresista logró la sanción de una reforma tributaria que tuvo impacto en la recaudación –recién– en el tercer cuatrimestre. Esos mayores recursos, si bien importantes, se licuarán en las próximas semanas cuando surja el acuerdo salarial con los estatales y los docentes. “Se trata de un nuevo escalón que tendremos que subir y estos escalones nos obligan a acrecentar el esfuerzo para tener una mejor administración en términos de recursos y de gastos”, señaló.

De todas maneras, 2013 supone un mayor esfuerzo que en 2012 ya que los salarios y los gastos encadenados a este rubro están “en alrededor de 20 mil millones de pesos”. O sea, “cualquier porcentaje de aumento de haberes tendrá un impacto muy fuerte sobre el gasto salarial”. También explicó que en los presupuestos no se incluyen dineros para los futuros acuerdos porque eso condicionaría la negociación.

—Diversos gremios del sector privado y público hablan de un piso de aumento salarial del 25 por ciento para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores como consecuencia de la inflación, ¿usted qué opina?

—Así como nosotros tenemos como consigna tratar de mantener o en lo posible superar el poder adquisitivo de los trabajadores, también tenemos que ser conscientes y responsables de saber que el acuerdo que se logre deberá tener cumplimiento efectivo, porque no hay peor acuerdo que aquel que no se pueda cumplir.

—Hugo Moyano, de la CGT no kirchnerista, pidió tener dos paritarias por año “si la inflación sigue creciendo”. ¿Convalida ese criterio?

—Creo que esto de adelantar expectativas inflacionarias es contraproducente no sólo para los trabajadores, sino también para la economía en su conjunto. Yo creo que hay que desalentar las expectativas inflacionarias porque ya tenemos una inflación inercial (lo arrastrado de años anteriores) y esto ya es suficiente; quedémonos con ella y tratemos de manejar esta inflación inercial. Nosotros queremos tener una única recomposición salarial durante 2013.

Ajustes y variables

—Sciara, para llegar a ese déficit de 410 millones tuvieron que ajustar con la obra pública, lo cual en su momento provocó críticas desde la oposición (tanto el PJ como el PRO).

—Bueno, la oposición creo que tiene una mente muy frágil, se olvida que esa oposición alguna vez fue gobierno y tuvo que gestionar y administrar financiera y económicamente a la provincia de Santa Fe. Hicieron (los gobernadores peronistas) exactamente lo mismo o peor, mientras que nosotros hicimos un enorme esfuerzo en la administración del gasto corriente.

“Obviamente, también hemos subejecutado obra pública. Esto fue reconocido por el propio gobernador (Antonio) Bonfatti, que incluso dijo que tenía que ser así por necesidad de seguir manteniendo un Estado que funcione: y esto es lo que hemos garantizado. Garantizamos un Estado funcionando, un Estado prestando los servicios que le corresponden y pagando sueldos y aguinaldos en forma aunque no en tiempo”, reconoció Sciara.

Sobre ese último punto, el funcionario expresó que “a veces hubo que alargar el cronograma de pagos por razones de la necesaria liquidez”. No obstante, cree que no fue el principal problema económico sino que “desgraciadamente la obra pública fue una variable de ajuste, aunque se trató de hacer lo posible para que los trabajos no se paralicen en su totalidad”.

“Evidentemente sabemos que esto lo tenemos que revertir en 2013. Y lo vamos a revertir porque en 2012 logramos tener una mayor solidez, dada porque estamos al día con los contratistas de obras públicas, y éste no es un tema menor”, acotó el ministro de Economía. A su vez, fustigó a aquellos dirigentes opositores que piden desendeudar a la provincia, cuando Santa Fe “no tiene deuda consolidada” ya que ese rubro sólo representa “el 0,4 por ciento de su PBI (Producto Bruto Interno de los santafesinos)”.

Además, dijo que “la deuda flotante (los compromisos económicos que se arrastran de años anteriores)” está en el orden de “los 350 millones de pesos, también es insignificante. Por eso podemos decir que hoy estamos al día con proveedores y con los contratistas de obras públicas, y esto nos permite alentar una mejor perspectiva y un aumento en el ritmo de la obra pública para este año”.

Números del ejercicio

Los ingresos tributarios totales de la provincia fueron en 2012 de 23.883.919.948,26 pesos. Del total de los ingresos, 8.874.023.384,07 pesos corresponden a los tributos provinciales y 15.009.896.564,19 pesos a los recursos recibidos en concepto de Coparticipación Federal (Ley Nacional Nº 23.548) y otras transferencias automáticas.

De acuerdo al informe de recaudación, el nivel de los recursos tributarios totales estuvo por encima de lo presupuestado en un 4,70 por ciento, lo que se explica por el mencionado aumento en la percepción los recursos de origen nacional, 451.218.563,02 pesos por encima de lo estimado (3,10 por ciento), y por el incremento de la recaudación de los tributos provinciales, 587.581.590,85 pesos por encima de lo previsto (7,77 por ciento).

Por ingresos de origen nacional, se recibieron en el año 2012 el total 11.655.137.057,95 pesos en concepto de Coparticipación Federal, y 3.354.759.506,24 pesos de otras transferencias automáticas. Del total de la Coparticipación Federal de Impuestos, se distribuye un 13,4372 por ciento al conjunto de los municipios y comunas.

En lo que refiere a los tributos provinciales, la recaudación del impuesto sobre los Ingresos Brutos ascendió a 6.390.172.941,28 de pesos (un 13,4372 por ciento se coparticipa a municipios y comunas). Por impuesto Inmobiliario, en tanto, se recaudaron 675.077.210,35 pesos (un 50 por ciento se coparticipa a municipios y comunas); por Patente Única sobre Vehículos, 794.903.301,20 pesos (el 90 por ciento se coparticipa a municipios y comunas); y por impuesto sobre Actos Jurídicos (Sellos), 990.167.362,45 pesos.

La masa total de recaudación de tributos provinciales incluye, además, 23.702.568,79 pesos de otros impuestos. En cuanto al Fondo Federal Solidario (Fondo Sojero), el año pasado se transfirieron a la provincia 632.379.650,98 pesos, 177.754.933,84 menos de lo esperado (producto del descenso de los precios de la soja). Este fondo se coparticipa un 30 por ciento a municipios y comunas, aunque intendentes del PJ reclaman una distribución en partes iguales.