San Juan 8 > Policiales

La primera quincena duplicó en crímenes a todo enero de 2012

El año pasado hubo tres homicidios durante todo el primer mes del año. En lo que va de la primera quincena de 2013 ya sumaron cinco, y se analizan dos casos que presentan más dudas que certezas.

Juan Trento

Diario UNO de Santa Fe

Te puede interesar...

Los números fríos de la realidad marcan que durante la primera quincena de 2013, sucedieron cinco homicidios en la ciudad de Santa Fe, en tanto, otros dos casos fueron sometidos a distintos peritajes médicos con la intención de conocer con precisión cuál fue la causa del deceso: el primer caso en estudio es el de Martín Saretti que fue hallado muerto en la tarde del 8 de enero bajo el puente aliviador ubicado a la vera de la ruta nacional 168 a la altura del kilómetro 4,5.

El otro caso se relaciona con el fallecimiento de Juan Ramón Escalante de 22 años, conocido por el seudónimo de “Lacho”, y sobre quien pesaba un pedido de captura por su presunta responsabilidad criminal en el segundo homicidio ocurrido durante 2013 y que le costó la vida a Hugo Alberto Uriarte de 63 años en el costero distrito de Alto Verde, cuando lo balearon en la cabeza.

Diario UNO de Santa Fe reveló en cada una de las crónicas de esta primera quincena de 2013, los cinco casos de homicidios que ya están en conocimiento de la Justicia y que son investigados por pesquisas policiales de la división Homicidios de la UR I La Capital de la policía santafesina; a continuación un breve repaso de cada uno de ellos.

El primero

El jueves 3 de enero, Rubén Ricardo Rojas de 34 años viajaba en su motocicleta por la avenida Facundo Zuviría desde el sur hacia el norte y detuvo la marcha ante el semáforo en rojo en la esquina de calle Lavaise; ya hacía rato que había amanecido y a pesar de la claridad del día no vio que detrás suyo dos jóvenes se le aproximaron en una motocicleta y el que viajaba como acompañante sacó un arma de la cintura y lo impactó con tres balazos.

Rojas cayó de la motocicleta y empezó a desangrarse, un automovilista llamó y pidió auxilio a la central policial 911 y en contados minutos arribaron al lugar unidades de emergencia que se dispusieron a trasladar a la víctima rumbo al hospital Cullen, pero el médico policial constató el fallecimiento.

El segundo

Ese mismo jueves 3 de enero, Alfredo Uriarte de 63 años, empleado municipal estaba en su casa de la manzana Nº 2 del costero distrito de Alto Verde junto a un amigo viendo un partido de fútbol por el televisor, cuando un balazo ingresó por una de las ventanas y lo impactó en la cabeza y en el cuello.

Su amigo giró la cabeza y vio a Uriarte perdiendo sangre de la cabeza y del cuello y salió enloquecido a los gritos a pedir ayuda, pero para cuando arribaron los servicios de emergencia sanitaria, Uriarte había fallecido, según la constatación inmediata y posterior que realizaron los profesionales de los servicios de emergencia y el galeno policial.

Los agentes de la Policía Científica se encargaron después de hallar y clasificar la ojiva del proyectil que terminó con la vida del querido trabajador municipal, y se trataba de un calibre 11.25, un arma de guerra de uso exclusivo para agentes de la fuerzas de seguridad y armadas.

Los pesquisas de la división Homicidios detuvieron a algunas personas por su presunta relación con el crimen, y uno de los que contaba con pedido de captura por su presunta responsabilidad criminal en el suceso, apareció con un balazo en la cabeza en las calles de Villa Hipódromo, el martes por la mañana.

El tercero

El lunes 7 de enero, minutos después de las 21, fue hallado herido de gravedad con dos impactos de bala en su cuerpo en pasaje Irala al 4.500, Matías Alejandro Torales de 20 años; inmediatamente fue socorrido por los vecinos del barrio Villa del Parque que lo trasladaron grave y desangrándose hasta el hospital Cullen, adonde falleció minutos después de haber arribado.

El médico policial y los profesionales colegas del nosocomio público fueron los que realizaron la constatación sobre las heridas de arma de fuego que le ocasionaron la muerte y comprobaron que fue impactado con dos balazos, uno en el tórax, y probablemente el mismo disparo le hirió su brazo izquierdo.

Agentes de la división Homicidios investigan el suceso con conocimiento de la Justicia Penal en turno, y surgió de los primeros testimonios recepcionados en esa sede de unidades especiales, la presunta identidad del ejecutor de los disparos que terminaron con la vida de Matías Alejandro Torales.

El cuarto

Este caso sucedió algunos minutos después de las 14,en adyacencias a la esquina que forman las calles Pedro de Vega y Gaboto en el barrio Villa Hipódromo de la capital provincial, adonde recibió una lluvia de balazos que le provocaron la muerte de manera instantánea Nicolás Ramón Roldán de 22 años.

Los vecinos del barrio estremecidos por las detonaciones de arma de fuego que se escucharon en las calles de Villa Hipódromo, denunciaron el suceso ante el 911 policial, y cuando los agentes del comando radioeléctrico y de la comisaría 10ª arribaron al lugar se encontraron con el joven tendido en medio de un charco de sangre. El médico policial corroboró el fallecimiento de la víctima en el lugar en el que fue ajusticiado por varios asesinos.

El quinto

Este crimen ocurrió después de las 5 del domingo 13 de enero, en cercanías de la esquina de Hugo Wast y 12 de Octubre, adonde fue hallado baleado en el tórax y en el brazo, Facundo Ezequiel Mendoza de 27 años.

En este caso también, la víctima fue auxiliado por los vecinos del barrio que ante la gravedad del cuadro que presentaba la víctima decidieron su urgente traslado al hospital psiquiátrico Mira y López, y a su vez los profesionales de esa institución decidieron trasladarlo al hospital Cullen, pero arribó fallecido.

Casos que presentan dudas

El primero es el caso del cadáver de Martín Saretti de 38 años, tendido bajo un puente aliviador de la ruta nacional 168, kilómetro 4,5.

El otro, que también presenta dudas, es el hallazgo de Juan Ramón Escalante de 22 años, alias Lacho, sobre quien pesaba un pedido de captura por el crimen de Uriarte y que fue hallado con un balazo en la cabeza en el barrio Villa Hipódromo.