San Juan 8 > Información General

La multa por conducir con una sola mano cuesta hasta $3.276

Hablar por celular sin sistema de manos libres, fumar, tomar mate; son infracciones fáciles de hallar en la ciudad de Santa Fe. Sin embargo, a la hora de opinar, la mayoría avala el control y las sanciones.

Es una regla básica de la educación vial: no separar las manos del volante. Cualquier ciudadano que obtenga su licencia de conducir debería saberlo, sin excepción. Sin embargo, en la ciudad de Santa Fe es habitual observar a conductores que fuman, toman mate o gaseosa, o hablan por celular sin el sistema de manos libres; incluso en unidades del transporte público de pasajeros.

Te puede interesar...

El Reglamento General de Tránsito de la ciudad de Santa Fe, establecido en la Ordenanza Nº 10.017, dispone como Infracciones intermedias “circular, cruzar, maniobrar o detenerse en forma imprudente, o guiar con una sola mano o separando ambas del volante o haciendo uso de telefonía celular sin el sistema denominado «manos libres»”.

Más allá de la normativa existente –que prohíbe conducir con una sola mano o ninguna–, en julio del año pasado el concejal justicialista Ignacio Martínez Kerz presentó un proyecto (que se analiza en comisiones) mediante el cual pretende enfatizar las “sanciones por fumar al volante, conducir bebiendo o transportar animales en el asiento delantero”.

Diario UNO salió a la calle para conocer la opinión de los santafesinos al respecto de este tema. Si bien la gran mayoría apoya la propuesta, hubo quienes destacaron que es “una actitud recaudadora” y la compararon con otras medidas de control incorporadas por el Ejecutivo Municipal en los últimos años (tales como los cinemómetros y las fotomultas).

A pesar de que no sea la conducta prioritaria que se observa frente al volante, en general los ciudadanos consultados coincidieron al apoyar la existencia o incremento de las sanciones; incluso hubo quien sugirió que “debería ir preso” aquel que no utiliza las dos manos al conducir.

La mano, al bolsillo

A través de la Ordenanza Nº 11.884, el Concejo Municipal santafesino modificó, en junio del año pasado, el Régimen de Infracciones y Penalidades, e incrementó de esa manera –entre otras tantas– la multa por “guiar con una sola mano o separando ambas del volante o haciendo uso de la telefonía móvil sin el sistema de manos libres, con multa de 50 a 500 UF (unidades fijas) y/o inhabilitación de hasta 60 días”. Antes costaba entre 50 y 275 pesos.

La unidad fija equivale en la actualidad a 6,552 pesos, calculado en base al promedio de los precios del litro de los combustibles nafta súper, nafta premium y diesel premium que comercialice el Automóvil Club Argentino en Santa Fe.

En un cálculo rápido, cometer la infracción mencionada y ser detectado por un inspector municipal que labre la multa, cuesta hoy en la capital provincial entre 327,6 pesos y 3.276 pesos.

Una falta grave

La modificación al Reglamento de Infracciones y Penalidades propuesta por Martínez Kerz prevé sanciones por “conducir mientras se ingiere bebidas y/o comidas, sean estas contenidas en recipientes o utilizando sorbete, bombilla o elemento similar para su succión”. Además, sugiere multar a quien “conduce mientras se fuma cigarrillos, puros, pipas y otros productos similares”. Asimismo, se agrega la posibilidad de incorporar multas por “conducir transportando animales y/o mascotas en el asiento delantero del vehículo. Los mismos deberán estar en el asiento de atrás, atados y en condiciones que no permitan molestar al conductor”.

Para el edil, “conducir desatendiendo el tránsito, pone en grave riesgo al conductor, y por ende, a la seguridad de lo que ocurre a su alrededor, ya que conducir con una mano es un factor de peligro”. También destacó: “Conducir con una mano es tan peligroso como manejar alcoholizado. La multiplicación de estos aspectos en la vida cotidiana, hizo que las consecuencias de su uso durante el manejo se asemejen a las cuatro causas más comunes de sufrir un accidente de tránsito: conducir con exceso de velocidad, sin cinturón de seguridad, ebrio o sin casco”.