San Juan 8 > Información General

“La lucha en Malvinas aún tiene consecuencias para los soldados”

Así lo indicó Adolfo Scheweighofer, tras el caso del oficial mayor de Infantería de Marina que se atrincheró en su casa.

El jueves pasado, un suboficial mayor de la Infantería de Marina, se atrincheró en la casa de su esposa, en calle Obispo Gelabert al 2900, con una granada de guerra. La situación, de extrema tensión se prolongó durante varias horas, hasta que el militar negoció su entrega con agentes del Grupo de Operaciones Especiales.

Te puede interesar...

Si bien la situación se habría desencadenado por problemas familiares, el hombre le contó a los agentes que participó de la toma de las Islas Malvinas conducido por el capitán Pedro Giachino. La referencia, inmediatamente, generó el interrogante sobre la posibilidad de que la reacción del militar también estuviera vinculada al estrés postraumático que afecta a muchos ex combatientes. Sobre todo, teniendo en cuenta un dato estadístico que estremece: la cantidad de suicidios de ex combatientes argentinos de la Guerra de las Malvinas ya es superior al número de los que cayeron durante el combate en las islas.

En diálogo con Diario UNO, el secretario General del Centro de Ex Soldados Combatientes, Adolfo Schweighofer, contó que el viernes se reunieron con el suboficial mayor para ofrecerle ayuda y determinar si su condición de ex combatiente había tenido algo que ver con la reacción.

“Nos aseguró que no, que realmente derivó de una situación de problemas conyugales, muy problemática. Él no es santafesino, por lo tanto no lo conocíamos del Centro. De todas maneras, nos pusimos a su disposición”, contó Schweighofer.

—¿Cuál es la situación actual de los ex combatientes, respecto de la asistencia médica?

—En realidad tenemos una cobertura muy buena, por parte del Iapos y del Pami. Santa Fe es una provincia que está muy a la vanguardia en estas mejoras. Pero esta ayuda, llegó hace muy pocos años. Creo que si en Santa Fe nunca tuvimos este tipo de situaciones es porque siempre trabajamos para armar esta red de contactos y contención propia para que nadie, ante una situación difícil, piense en una salida dramática.

“Sobre todo, los primeros años posteriores a la guerra, fue una época muy difícil para nosotros. Muchos soldados sufrieron una gran crisis emocional y en esa época estábamos muy desamparados. Éramos soldados que volvimos a nuestra casa con el deber cumplido, pero no tuvimos ningún tipo de contención. Y eso se notó en las grandes ciudades, que muchos soldados tuvieron consecuencias muy profundas y por eso es tan alta la cifra de suicidios.

—¿En la provincia de Santa Fe hubo casos de soldados que tomaran esta determinación?

—No, tenemos una tasa cero de suicidios de ex combatientes. Y eso es porque ni bien terminó la guerra nos agrupamos. Ante esa situación, lo importante era no quedarse solo. Siempre estuvimos peleando por la causa Malvinas, ya llevamos 30 años de lucha. Y no era por una pensión, sino para hacerle conocer a la gente por lo que habíamos pasado y el orgullo de haber servido a la Patria. Lo económico llegó muchos años después y estamos agradecidos a la provincia de Santa Fe, pero la causa por la que luchamos nosotros fue por Malvinas, por el territorio y por nuestros compañeros caídos en combate. De todas maneras, ahora estamos viendo otra cuestión complicada, que son las muertes tempranas, derivadas de lesiones sufridas en las islas, desde exposición a municiones hasta problemas de circulación por el frío. El cuerpo nos está pasando factura ahora y eso es muy difícil de contabilizar.