San Juan 8 > Justicia

La Justicia le prohibió salir del país al futbolista Diego García

Cuando todavía defendía los colores de Estudiantes de La Plata, García fue acusado por una exjugadora de hockey del Pincha de haberla violado en una fiesta realizada en una quinta de la localidad de Abasto.

Te puede interesar...

El mediocampista uruguayo siguió formando parte del primer equipo y luego fue transferido a Talleres, donde se presumía que iba a disputar el torneo internacional, pero con la resolución de la Justicia, no podrá afrontar los partidos que la ‘T’ tenga fuera del país.

La defensa del jugador había solicitado que le permitieran viajar para disputar la competencia continental: además del duelo del miércoles en Colombia, el conjunto cordobés jugará el 5 de mayo ante Bragantino en Brasil y el 25 del mismo mes frente a Emelec en Ecuador.

Sin embargo, el juez de Garantías Pablo Raele denegó el pedido realizado por García, y en la resolución se indicó que decidió “no hacer lugar” a lo solicitado por el futbolista, que solo podrá jugar los partidos que de disputen en territorio argentino.

García, que se encuentra a préstamos en el equipo cordobés, tiene contrato con Estudiantes hasta julio de 2023.

La denuncia contra Diego García

De acuerdo a la denuncia, en la que tomó intervención la UFI número 15 de La Plata, con competencia de la fiscal Cecilia Corfield, el hecho ocurrió en la propiedad que alquiló el plantel profesional de Estudiantes y a la que concurrieron la denunciante junto a unas amigas, según consta en el informe.

En la primera parte de la declaración, la joven establece que “cuando esperaba dentro de la casa para ingresar al baño, aparece Diego García, jugador del plantel, la toma del brazo y la entra al baño”. Según lo apuntado, el futbolista uruguayo “cierra la puerta, la da vuelta y la tira contra la pared, golpeándose el ojo izquierdo”, enumeró antes de que el denunciado la violara.

La denunciante, agrega la información a la que tuvo acceso Télam, no autorizó el reconocimiento médico legal ni instó la acción penal y fueron sus familiares quienes llamaron a la ambulancia cuando, tras sufrir un ataque de pánico, les contó lo sucedido.