San Juan 8 > País

La Iglesia advirtió que hay muchos pobres "los cuente quien los cuente"

Cristina Kirchner volvió a participar del tedeum luego de haberse ausentado varios años por diferencias con el entonces Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.  El actual, Agustín Radrizzani, se refirió de esa manera en su sermón.

La conmemoración del 25 de Mayo tuvo nuevamente dos tedeum importantes, uno "oficial" en la Basílica de Luján, adonde asistió la presidente Cristina Kirchner, y otro, tradicional, en la Catedral Metropolitana al que concurrió nuevamente el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, entre otros dirigentes de la oposición.

Te puede interesar...

Poco después de arribar al lugar, pasado el mediodía, la mandataria salió de la basílica para saludar a los obreros que trabajan en la refacción del templo, tras lo cual se dispuso a escuchar el tedeum.

La jefa de estado estuvo acompañada en su visita por el arzobispo Agustín Radrizzani y el párroco rector de la basílica Daniel Blanchoud. También participó de la ceremonia el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli.

En su mensaje, Radrizzani apeló a frases de Jorge Bergoglio, actual papa Francisco, para advertir que la Argentina "tiene demasiados pobres y excluidos, los cuente quien los cuente".

En la basílica de Luján y delante de la Presidente, el prelado expresó que "sueña" con una patria "más equilibrada socialmente" y con "una inclusión social que lo haga protagonista y no sólo receptor de ayudas".

“Sueño con una nación donde se multipliquen las fuentes de trabajo aquí y en el interior de nuestra Patria, pero nunca el afán de ganancias debe ir en desmedro de lo que Dios nos dio en esta maravillosa tierra argentina", aseveró.

Una de las primeras figuras del kirchnerismo en llegar a la basílica fue la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, quien aseguró que "no es para débiles la transformación que hay que hacer todos los días" desde el gobierno.