San Juan 8 > Información General

La ganadería ajusta su estrategia para seguir con la recomposición

Empresarios y técnicos analizaron cómo mejorar la productividad en el seminario regional sobre ganadería en la provincia de Santa Fe. Los cambios del mercado.

El presidente del Instituto para la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), Gonzalo Alvarez Maldonado, instó a aunar esfuerzos para mejorar la productividad en el sector ganadero, que permita continuar la recomposición del stock. Así lo manifestó al inaugurar el seminario regional sobre ganadería en la provincia de Santa Fe, del que participaron 250 productores, técnicos y alumnos de carreras universitarias vinculadas con el sector.

Te puede interesar...

“Estos encuentros se realizan no sólo a efectos de transferir tecnología que se aplica en el campo sino toda la información para que el productor tome decisiones que le permitan mejorar su productividad”, explicó el titular del IPCVA, acompañado por el ex presidente del organismo Arturo Llavallol.

Recomposición. Tras recordar la crisis que vivió el sector en 2009, a raíz de la fuerte sequía que afectó a la Argentina, remarcó que la decisión de “aunar los esfuerzos y estar cerca del productor permitió comenzar a recomponer el stock diezmado”.

En ese sentido, resaltó el trabajo del IPCVA con distintas universidades y organismos como el Conicet, y adelantó que este año se dará a conocer un trabajo “revolucionario” sobre ganadería de cría, importante “no sólo para la Argentina sino para el mundo”. En otro orden, señaló que si bien el 93% de la producción de carne argentina se consume en el país, uno de los objetivos del organismo es “dejar las ventanas abiertas a la exportación” y, para ello, el IPCVA participa en las más grandes ferias del mundo. “La carne argentina sigue siendo una de las mejores carnes del mundo sino la mejor; y el mundo demanda nuestra carne”, concluyó Alvarez Maldonado.

Al respecto, un informe de la Consejería Agrícola de la Embajada argentina en China advirtió que la demanda por parte de una creciente clase media-alta de ese país impulsa las importaciones de carne vacuna. Se calcula que China tendrá en 2013 un volumen de consumo de carne bovina similar a su producción que ronda los seis millones de toneladas. Entre 2008 y 2012 las importaciones totales chinas de carne vacuna pasaron de 4.243 toneladas a 61.384 toneladas, lo que registra una tasa de crecimiento en esos cinco años del 1.346%. En cuanto a la Argentina, se trata de un mercado de reciente apertura, ya que si bien se logró el acceso en noviembre de 2010 al firmarse el protocolo sanitario correspondiente, las primeras importaciones comerciales tuvieron lugar a partir de julio de 2012.

Complemento. Posteriormente, Marcela Minichelli, del Inta Reconquista, disertó sobre “Los desafíos de competir con la agricultura. Alternativas para mejorar los sistemas ganaderos de cría e invernada en la provincia de Santa Fe”. “La estrategia a desarrollar tiene que incluir a la agricultura como complemento, y no pensarla como un enemigo”, aseguró. Minichelli dijo que “existen muchas tecnologías para mejorar la producción y adaptaciones de estas tecnologías a cada sistema, la clave es producir más y mejor forrajes y agua”. En el inicio de su exposición se preguntó: “¿Es necesario competir o podemos compartir con la agricultura?”; y resaltó que “la concentración de población en grandes centros urbanos demanda más alimentos, que deben ser producidos sobre los mismos recursos naturales”.

Santa Fe. Según Minichelli, Santa Fe posee el segundo stock ganado argentino. De 6,3 millones de bovinos, 5,2 millones son ganado de carne, 82% del total; y 34% está en rodeos de menos de 500 cabezas, que constituyen más de 70% de los productores de la provincia. Y de las 34 millones de hectáreas dedicadas a la agricultura en todo el país, completó, 4,5  millones de hectáreas están en Santa Fe. “Es necesario intensificar la producción para ser competitivos, una mejor eficiencia conlleva un mayor aprovechamiento de recursos”, afirmó; y agregó que otra ventaja de la ganadería es que retiene a la gente en el campo: “Es necesario darles las condiciones necesarias para que se queden”.

Programa. Por su parte, Sebastián Vittone, del Inta Concepción del Uruguay, habló sobre cómo eficientizar la producción de carne mediante el engorde del ternero holando. Representantes del Foro Argentino de Genética Bovina disertaron sobre la genética bovina y su impacto en la productividad de los sistemas ganaderos; y el asesor Pablo Catani habló sobre henificación y uso de reservas forrajeras en sistemas ganaderos de Santa Fe. En el cierre, Miguel Jairala y Adrián Bifaretti —especialistas de la entidad— daban a conocer los últimos “Estudios de mercado del IPCVA y el futuro de la demanda de carnes en Argentina”.

El mercado interno. Jorge Torelli, del IPCVA, trazó, por su parte un panorama sobre las “Perspectivas de la cadena de ganado y carnes, la visión de la industria frigorífica”. en re troce so. El consumo de carne bovina es el que menos creció en 2012.  Empresarios y técnicos analizaron cómo mejorar la productividad. Los cambios del mercado La ganadería ajusta su estrategia para seguir con la recomposición En cuanto al mercado, Torelli aseguró que la existencia de un mercado interno fuerte no debe ser visto como una debilidad sino como una fortaleza, en un contexto de caída de las exportaciones argentinas. Torelli resaltó la importancia del mercado interno en la actual coyuntura del sector. “No es una debilidad sino una fortaleza porque genera una baja elasticidad de demanda y permite sobrevivir en épocas de crisis”, enfatizó.

Reconversión. Según el analista, “con muy buenos valores el mercado interno compite fuertemente con la exportación, y, en un evento inesperado, incluso los frigoríficos exportadores se están trasformando en mixtos”. Asimismo, resaltó que en el mercado interno crecen mucho los productos procesados, específicamente la hamburguesa: “No hay capacidad de plantas que alcance para producir la cantidad que demanda el mercado”, señaló el analista.

Para Torelli, el aumento el consumo de carne por habitante por año, que en el último mes se ubicó en 66 kilos, demuestra que el consumidor argentino sigue siendo leal a la carne; y destacó que “no hay grandes disparadas de precio porque el consumidor no convalida mayores aumentos”. Además, agregó, que “la recuperación del stock es una realidad, los índices productivos han crecido, estamos hablando de una relación vaca-ternero de 65-66%, casi 10% más que uno o dos años atrás”. “Quiere decir que el ganadero tomó nota y está incorporando tecnología, que en la ganadería es de bajo costo, básicamente conocimiento y trabajo”, enfatizó.

Liquidación. Consultado sobre el incremento de la liquidación de vientres registrado en los últimos meses, afirmó: “Si nos mantenemos entre el 42 y 43% no está mal, porque hay que venderlas”. “No hay que tener visiones apocalípticas, esto es un negocio y hay que buscar la forma de obtener rentabilidad, si hay que reconvertir toda la industria frigorífica consumera, hagámoslo”, remarcó. Y concluyó: “No nos olvidemos que en la década del 90 nos daban reintegros por exportar carne, porque estábamos en el uno a uno, y era casi imposible penetrar en esos mercados, y sobrevivimos”, indicó Torelli.