Rocío Oliva está en pleno entrenamiento mediático en su carácter de flamante novia de Diego Maradona. La joven de 22 años ya tiene una técnica imbatible a la hora de mantenerse en silencio ante el asedio de los paparazzi y rompió el silencio sólo para desmentir una crisis con el ex DT.

Te puede interesar...

"Sólo vine porque tengo que hacer unos trámites y le voy a dejar un poder a mi mamá para que de ahora en más los pueda hacer ella", explicó Oliva al sitio Ciudad.com después de que Augusto Tartúfoli asegurara en "AM" este jueves que Maradona había echado a su joven novia del departamento que ambos compartían en los Emiratos Árabes.

La rubia llegó sola a Buenos Aires el miércoles pasado después de pasar unos días en Dubai con Maradona, a quien ya acompañó en sus viajes a Venezuela o España. De ahí que se encendieran los rumores de separación.

"Se hablan un montón de cosas. Tengo que hacer muchos trámites que no sé cuánto tiempo me llevarán. Dicen cosas que no son ciertas y yo no hablo porque no me interesa ponerme a la altura de nadie", expresó Oliva el miércoles pasado a su llegada a Buenos Aires. La joven viaja seguido a Dubai para ver a Maradona y hasta recibió el visto bueno de Dalma y Giannina, las hijas del Diez.

De hecho, parte de los rumores involucraban una supuesta rivalidad entre Oliva y Verónica Ojeda, ex novia de Maradona y madre de hijo Diego Fernando. "Nada que ver todo eso de que me enojé. Nosotros estamos bien, nada que ver. Y no, en absoluto tengo problemas con el bebé de Diego. Una persona normal no puede tener problemas con eso", explicó la joven.

minutouno