San Juan 8 > País

La Cámpora busca clausurar los super que no respeten los "Precios Cuidados"

El diputado nacional Juan Cabandié pretende que aquellos comercios que no respeten el programa que busca evitar el desabastecimiento cierren por 10 días y se les decomise la mercadería en infracción.

El kirchnerismo comenzó el 2014 con una nueva estrategia para enfrentar la inflación. Al nuevo índice de precios del Indec y el programa de Precios Cuidados le sumó en las últimas semanas una serie de proyectos de ley para endurecer las sanciones a comercios que suban sus precios de manera desmedida o provoquen desabastecimiento de productos. Ahora, La Cámpora se sumó a las propuestas con una polémica iniciativa para que se cierre por 48 horas y de manera inmediata a aquellos negocios que sean encontrados en violación de la Ley de Defensa del Consumidor.

Te puede interesar...

El proyecto, presentado por el diputado nacional Juan Cabandié, propone "clausurar provisionalmente un establecimiento, a efectos de hacer cesar la conducta que infrinja las normas establecidas en la presente ley y normas reglamentarias o asegurar la prueba para la verificación de dicha infracción".

Durante las últimas semanas, consumidores particulares y agrupaciones que responden al oficialismo "escracharon" a distintas cadenas de supermercados por incumplir con el acuerdo de Precios Cuidados lanzado por el gobierno nacional. La propia presidente Cristina Kirchner incitó en sus últimos discursos a que sean los clientes quienes controlen que la canasta de productos a costos reducidos sea cumplida.

De aprobarse la propuesta, bastará con la decisión del inspector para imponer la clausura provisional en el momento. El proyecto advierte que, de ser necesario, "el funcionario actuante podrá requerir el auxilio de la fuerza pública y al solo efecto de asegurar el procedimiento administrativo de comprobación de la infracción". Pero aclara que la medida podrá ser apelada a través de un recurso a presentarse en un plazo máximo de cinco días.

La iniciativa de Cabandié contempla también modificar el artículo 19 de la ley 22.802 para ampliar las sanciones contra los negocios en infracción. El proyecto ratifica la posibilidad que ya existe en la normativa vigente para disponer el "decomiso de la mercadería en infracción", pero suma además la posibilidad de "clausura del establecimiento en el que se haya labrado el acta de infracción por un plazo de hasta 10 días".

Además, el texto dispone duplicar los montos mínimos y máximos de las multas para aquellos comerciantes que sean sancionados más de una vez en menos de tres años o que se hayan resistido a la clausura de su comercio. En 1994, las cifras que establece la Ley de Defensa del Consumidor fueron modificadas por la ley 24.344, que fijó el mínimo en $100 y el máximo en $500.000. De aprobarse esta ley, se irían a $200 y $1.000.000 respectivamente.

En las últimas dos semanas, otros dos proyectos que apuntan a controlar a los comercios fueron presentados por el kirchnerismo. El primero fue el del senador Aníbal Fernández, quien propone hacer cambios a la Ley de Lealtad Comercial para que los negocios sancionados no puedan eludir las sanciones que le aplique el gobierno nacional con tan sólo presentar una apelación de la Justicia. Más dura es la iniciativa del diputado Héctor Recalde, quien pidió modificar las leyes de Abastecimiento, Lealtad Comercial y Defensa del Consumidor para que se pueda declarar "de utilidad pública y sujetos a expropiación todos los bienes destinados a la sanidad, alimentación, vestimenta, higiene, vivienda, cultura e insumos para la industria que satisfagan necesidades comunes o corrientes de la población y sean objeto de maniobras de desabastecimiento, acaparamiento, agiotaje y/o especulación".

Apenas un indicio de que el Frente para la Victoria está dispuesto a discutir las distintas iniciativas en el Congreso es la negociación que el oficialismo y la UCR realizaron en los últimos días para que el kirchnerismo pueda quedarse con la titularidad de la comisión de Defensa del Consumidor. A cambio, aceptó cederle el mismo puesto en Educación al ex vicepresidente Julio Cobos.

Infobae