San Juan 8 > Mundo

Italia está shockeada: una madre albanesa mató a sus tres hijas

Edlira Dobrushi, de origen albanés, acabó con la vida de sus pequeñas tras ser abandonada por su marido. Las niñas tenían 13, 10 y 4 años.

Italia amaneció conmocionada tras descubrir que Edlira Dobrushi, una albanesa de 37 años residente en Lecco (al norte del país), acabó con la vida de sus tres hijas –de 13, 10 y 4 años respectivamente- tras haber sido abandonada por su marido, quien, según ha informado el diario La Repubblica, habría comenzado hace poco una relación con otra mujer.

Te puede interesar...

Al parecer, los asesinatos se produjeron el domingo, día en que un vecino se despertó sobre las seis y media de la mañana al oír gritos en el piso de la albanesa. Al salir, la escena no podía ser más dantesca, pues se encontró con Edlira sentida en el rellano de la casa, cubierta de sangre y con las manos entrelazadas. Según pudo descubrir, había intentado cortarse las venas de las muñecas para suicidarse.

De forma instantánea, llamó al servicio de urgencias que, trasladó a la madre hasta un hospital cercano donde pudieron observar que las lesiones no eran tan graves como parecía. Fue precisamente allí donde la albanesa confesó su triple crimen con un sencillo: "Fui yo". Sin embargo, aún en estado de shock, no pudo explicar el por qué. Tras salvar a la madre, las autoridades descubrieron después los cadáveres de sus tres hijas (Simona, de 13 años de edad, Keisi de 10 y la pequeña Sidney, de apenas 4) en la vivienda.

Pasadas las horas, Dobrushi explicó las causas del triple homicidio. Concretamente, y según señaló, no pudo resistir que su marido la hubiera abandonado y hubiera iniciado una nueva relación con otra mujer. Por ello, y después de saber que su expareja había viajado a la frontera de Kosovo con su amante, tomó dos cuchillos de cocina y acabó con la vida de sus hijas. El hombre, por su parte, fue hallado en la ciudad de Kukes, a donde, según señaló, viajó para explicar a unos familiares las causas de su ruptura.

El asesinato, según informaron las autoridades –quienes destacaron a su vez que "hallaron una escena escalofriante cuando entraron en la casa"- se produjo en diferentes partes de la vivienda.

Dos de las niñas, las más pequeñas, podrían haber sido asesinadas mientras dormían. Por su parte, la mayor presentaría señas de haber luchado por su vida contra su madre. Tras confesar, la mujer fue arrestada y acusada de un homicidio múltiple.

"Ellas son mi fuerza"

La reacción de la mujer contrasta radicalmente con su actitud en redes sociales como Facebook, donde, hace pocos días, llegó a escribir "Mis hijas son mi fuerza". A su vez, compartió con sus contactos una foto de su hija de 4 años en la que comentó que era "su ángel de la guarda" e, incluso, destacó su gran felicidad por tener una hija, algo que calificó de "precioso".

Fuente: ABC.es