San Juan 8 > Información General

Inundación 2007: el Concejo Municipal pide conocer la situación judicial

Los ediles acordaron que la presidencia del cuerpo deliberativo solicite una audiencia con el Procurador General para informarse acerca del estado de la causa que investiga la responsabilidad del municipio.

El Concejo Municipal santafesino solicitará en los próximos días una audiencia para conocer los detalles de las actuaciones judiciales relacionadas con el dictamen de la Comisión Investigadora, creada por el cuerpo deliberativo local en 2007, en relación a las inundaciones que tuvieron lugar en la ciudad ese año.

Te puede interesar...

“A través de la Presidencia del Concejo, decidimos que se pida audiencia al Procurador General de la Corte Suprema de Justicia de la provincia para conocer los avances de las causas abiertas en 2007, en el marco de la inundación pluvial que tuvo lugar en la capital de la provincia”, explicó Marcelo Ferreira (100% Santafesino), integrante además de la Comisión Investigadora que analizó hechos y testimonios tras el anegamiento de numerosos barrios.

“En 2007, el Concejo creó la Comisión Investigadora integrada por cuatro concejales opositores: en ese entonces el actual vicegobernador Jorge Henn; el hoy secretario General de la Municipalidad, Carlos Pereira; la actual coordinadora del Programa municipal Mujer y Diversidad Sexual, Marta Fassino; y Marcelo Ferreira) y uno del oficialismo que nunca participó”, comenzó a explicar el edil capitalino.

En cuanto al trabajo realizado, reseñó: “Empezamos la tarea investigativa, la gente llenaba formularios para participar como testigo. Vinieron también especialistas, afectados y empleados municipales. Se recabó la información y se llegó a un despacho final”.

Ese informe, junto con todos los elementos probatorios recolectados, entre ellos la copia taquigráfica de los testimonios, se entregó al Procurador y a la Legislatura provincial.

“En una audiencia, nosotros pedimos incluir ese despacho como prueba junto con todos los elementos. Desde esa época no hemos visto movimiento, si bien se llamó a algunos concejales, luego no tuvimos más conocimiento. Lo más probable es que esté todo parado”, expresó Ferreira.

El dictamen

A través de las probanzas contenidas en los cuerpos de la documental recabada por la Comisión Investigadora Inundación 2007 surgieron al menos 20 puntos como conclusión.

“En primer lugar, comprobamos que el Ejecutivo Municipal, con Martín Balbarrey a la cabeza, hizo caso omiso de todos los diagnósticos e informes técnicos y científicos que alertaban acerca de la vulnerabilidad de nuestra ciudad ante fenómenos pluviales intensos”, resaltó el concejal santafesino.

En segundo lugar, la Comisión definió que “todas las instancias participativas, técnicas y científicas que fueron organizadas por el Ejecutivo Municipal a principios de 2004, para encarar la Planificación Urbana luego de la catástrofe del Salado, fueron desmanteladas sin motivo a fines de ese mismo año”.

“Nos llamó también la atención que el intendente Balbarrey, supuestamente en uso del Plan de Contingencias, decretó en ese entonces una alerta azul, que no existía en el mismo. Nadie en el Ejecutivo Municipal pudo explicar hasta el presente el por qué de la contradicción; nadie pudo explicar qué es el alerta azul; nadie pudo explicar qué pasó con los alertas amarillo y naranja”, continuó Ferreira.

El dictamen de la Comisión Investigadora determina que “el intendente Martín Balbarrey mintió a la población santafesina cuando, insistentemente, afirmaba que el Plan de Contingencias ya estaba elaborado, en clara contraposición a las manifestaciones realizadas por el titular de la Oficina de Riesgo Hídrico, Pedro Zuccarini, quien en las reuniones mantenidas con las Asociaciones Vecinales manifestó que el Plan estaba en elaboración e invitaba a participar del mismo”.

“Los detalles del Plan eran desconocidos por las vecinales, escuelas y otras entidades intermedias; no se realizó difusión masiva con los vecinos; ni siquiera los lugares que figuraban como centros de evacuados habían sido notificados de tal situación”, aseguró Ferreira.

En el marco de la tarea encomendada, la Comisión Investigadora relevó la situación de 45 bombas (o instalaciones para las mismas). De ese total, por lo menos, 27 bombas no se encontraban en condiciones de funcionamiento o porque no estaban instaladas, o por problemas de mantenimiento o por falta de energía eléctrica.

“El 60 por ciento del sistema de bombeo no estaba en condiciones operativas al momento de la crisis hídrica”, aseveró el edil, y agregó que “la Municipalidad de Santa Fe nunca reclamó a la Provincia por la no concreción de la obra de provisión de energía eléctrica a las nuevas Casabombas 5 y 6, construidas en el Tramo III de la defensa oeste”.

Y concluyó: “A pesar del anuncio del intendente Balbarrey de proceder a la evacuación preventiva de varios barrios del oeste de la ciudad, el 30 de marzo de 2007, la Administración Municipal no logró coordinar aspectos mínimos para la asistencia, tales como movilidad suficiente o certeza acerca del destino de las personas que abandonaron sus hogares en dichos barrios”.